Mercedes Benz se queda en la Fórmula 1

mclaren-mercedes

Todas las novelas parecen tener un final. Algunas terminan antes, otras son de larga duración, pero todas finalizan, tengan final felíz o de los otros. Este parece ser el caso de la novela sobre la permanencia o no de la casa Mercedes Benz en la Fórmula 1.
Del más grande amor, de la pasión más desenfrenada entre la pareja de McLaren y la casa de Stuttgart, se pasó repentinamente a las dudas, los celos, las malas miradas, los rumores y todo aquello que no ayuda para nada. El retraso en el desarrollo del nuevo auto del 2.009, los resultados que inicialmente no llegaban en las pruebas invernales, la magra cosecha previa al inicio del campeonato y las (hasta ahora) opacas actuaciones en lo que va del año, no lograron hacer dudar tanto a la gente de Mercedes Benz como los escándalos. De eso ya tuvieron bastante. En 2.007 el “Spy-gate” y en 2.009 el “Lie-gate”. Too much para ellos baby…
La imagen de Mercedes Benz no recibió nada positivo luego de esos líos y por eso dudaron tanto y hubo tantas idas y vueltas. Que primero se quedaban. Que luego se revería la situación si es que la FIA imponía una pena muy severa en el caso de las “mentiras verdaderas” de Melbourne y ahora, finalmente, la confirmación de parte de la casa de la Estrella de Tres Puntas de que se queda finalmente comprometida de lleno en la máxima categoría del automovilismo deportivo mundial.

El presidente de Daimler, Dieter Zetsche, habló por estas horas y confirmó que no se van. La salida a esta altura del partido no les haría ahorrar nada de nada ya que todos los contratos son a largo plazo, de manera que seguirán adelante con su inversión que alcanza los 130 millones de dólares al año, para desarrollar las Flechas de Plata del Siglo XXI.

Dieter Zetsche declaró además que no hay nada intocable en el seno de la empresa que (como tantas) se encuentra abocada a un ahorro exhaustivo puertas adentro, pero que en lo que respecta a la Fórmula 1, por ahora la cosa sigue tal como estaba.