Mercedes Benz Clase A 25 AMG 2013

Alerta rojo para autos como el Volkswagen Golf R, el Audi RS3 y tantos otros…
La casa alemana Mercedes Benz está dando los toques finales a su modelo decididamente más radical dentro de la gama. Hablamos del nuevo Mercedes Benz Clase A 25 AMG 2013, el cual como no podía ser de otra manera está siendo debidamente probado en el tradicional y complicadísimo trazado del Nürburgring, en Alemania.

La división AMG de la marca alemana pone a punto esta nueva variante, el nuevo integrante de la familia, el cual obviamente reportará todas y cada una de las prestaciones más que esperables para un auto creado, precisamente, por AMG.
Al ver las imágenes de esta nota algo salta a la vista: a pesar de la muy copiosa lluvia que estaba cayendo sobre el Infierno Verde alemán, el auto parece andar realmente muy bien. La sensación de velocidad y estabilidad caen casi de maduro en las fotos que les mostramos aquí.

Hay un “secreto”: el gran punto fuerte del Mercedes Benz Clase A 25 AMG 2013 es su tracción total y eso es un factor fundamental para lo que se viene.
Su motorización está corporizada en una planta motríz 2.0 litros, 4 cilindros, Turbo y su poderío se traducirá a través de los 350 CV de potencia final. Algo que, a priori, resultará sencillamente impresionante.
¿La caja de cambios? Una de siete velocidades y doble embrague que hace de este combo, algo francamente perfecto.

El “pack” excitante se completa del mejor modo con frenos de grandes dimensiones, llantas AMG, suspensión regulable electrónicamente y un chasis de configuración mucho más deportiva. ¿Se podría llegar a pedir algo más que ésto? que sea nuestro…
Lo que no podía llegar a faltar era el detalle de las características estéticas de esta auténtica bestia de la casa de la Estrella de Tres Puntas de Stuttgart. Su aspecto es decididamente muy agresivo y el espíritu deportivo le sale por los poros, tal como se puede apreciar en las imágenes. Nuevos paragolpes y faldones laterales, hacen de este conjunto algo impresionante y digno de toda admiración. Y agregamos más, si es que lo anterior no era suficiente: guardabarros ensanchados, doble salida de escape y toda la rienda suelta para la excitación. Imperdible.