Uno menos: David Richards no comprará Honda F1

richards-no-a-honda

Un protagonista menos en esta larguísima novela de la compra/venta del maltrecho equipo Honda de Fórmula 1.
David Richards había sido sindicado inicialmente como uno de los posibles y potenciales compradores del equipo y sus instalaciones. El británico, jefe de la empresa Prodrive, en un principio se mostró proclive a estudiar las condiciones para convertirse en el dueño del equipo de Brackley y luego entró en los vaivenes lógicos hasta que ahora finalmente ha pedido que lo tachen de la lista.

Lo de Richards es muy claro: el británico sostiene que la reducción de costos establecida para la categoría para el año 2.009 todavía no es suficiente y que su entrada (o re-entrada) al mundo de los Grandes Premios debe darse en un marco de total seguridad y no en uno como el actual.
Richards sostuvo que el nivel de gastos e inversiones de los equipos es todavía imposible de sostener.
Además agregó que para ingresar en la Fórmula 1 deben darse ciertas condiciones de competitividad que aún no vislumbra con el equipo Honda y que si bien nadie puede esperar ser ganador en su primer año, tampoco se lo puede hacer a las apuradas como parece ser la operación Richards/Honda F1.

A su vez, Richards, cree que esas condiciones más favorables económicamente hablando recién podrían darse en el año 2.010 cuando posiblemente reconsidere qué hacer.
No es un tema menor el económico para David Richards (para nadie en realidad). Cabe recordar que además de su rol como jefe de Prodrive, Richards maneja junto a un consorcio saudí a la marca Aston Martin y que en diciembre de 2.008 tuvo que recortar 600 puestos de trabajo de los 1.850 que forman parte de la planta de trabajadores de la mítica marca británica.

Bueno amigos, como verán ya van quedando pocas opciones de posibles compradores para el equipo Honda de Fórmula 1. Los días pasan y todo ha quedado estancado, sin nuevos dueños a la vista y con la desesperación (lógica y entendible) por parte de los popes de la casa japonesa.
Aún no ha terminado este culebrón.