Los McLaren de calle no tendrán motores Honda

McLaren

Tras el anuncio del esperado retorno de la gran dupla conformada entre McLaren y Honda a la Fórmula 1, no fuimos pocos aquellos que nos hicimos unas cuantas y entendibles ilusiones sobre la concreta posibilidad de que eso se traduzca también en los autos de calle de la casa de Woking. Sin embargo, de concreta esa posibilidad, no tiene absolutamente nada. ¡Qué bueno hubiese sido ver una copia de los bólidos infernales de la Fórmula 1 andando y haciendo de las suyas por las calles! Pero no, no será posible bajo ningún punto de vista.
La gente de McLaren ha salido inmediatamente al ruedo ni bien se echaron a andar los fuertes rumores. No era para menos, ya que las expectativas eran enormes -y de hecho lo siguen siendo- y sin embargo desde la marca no tienen la más mínima intención de darnos el gusto.
Así, los representantes de la firma se han encargado de afirmar y sostener contra viento y marea que sus modelos seguirán llevando en sus entrañas, motores propios y de las plantas japonesas, nada de nada.
¿Será esta determinación algo totalmente definitivo? o… ¿una vez que las cosas comiencen a funcionar bien en las pistas de carreras, podremos ver y disfrutar -al menos- una edición especial de alguna de sus geniales creaciones con motor Honda?
Por lo menos que entiendan el entusiasmo y sepan ver el éxito comercial que podría esconderse detrás de algo semejante y den vida a una edición ultra-super-limitada
Vale decir que nos ha quedado claro que el acuerdo y la sociedad de McLaren con Honda en la Fórmula 1 no tiene nada que ver, nada en absoluto, con lo que a sus modelos de calle se refiere y -así las cosas- los autos de calle estarán desarrollados y concebidos de forma absolutamente independiente.
Una pena realmente, porque el lanzamiento de un Mclaren-Honda de calle sería un verdadero boom comercial y la gente haría colas para quedarse con uno…
Según los jefes de la casa de Woking, la idea de ellos mismos es la de seguir fabricando autos “puros” y de eso, no hay como moverlos. Al menos, eso parece por el momento. Pero… nunca digas nunca.