Nace McLaren Automotive

mclarenautomotive

Sólo la historia podrá ubicar adecuadamente a Ron Dennis en su lugar. Mientras tanto, los más memoriosos pueden ir optando ahora mismo… Es que Ron Dennis ha llevado a Mclaren y su nombre a extremos absolutos. El hombre es hoy en día odiado y amado en proporciones iguales, pero nadie, absolutamente nadie, podrá negar la importancia de su gestión a la hora de hacer definitivamente grande a la marca creada por el genial neocelandés Bruce McLaren.

Dennis escribió todas y cada una de las páginas gloriosas de la casa en materia deportiva y la lista de grandes campeones muestra a hombres del calibre de Niki Lauda, Alain Prost, Ayrton Senna, Mika Hakkinen y el más reciente, Lewis Hamilton. Pero cambia, todo cambia y así como a principios de año anunció que le dejaba el bastón de mando a Martin Witmarsh ahora acaba de comunicar su definitivo alejamiento de las filas del ala deportiva de McLaren para abocarse a lo que es el nacimiento de McLaren Automotive.

¿Y qué es McLaren Automotive? Es la respuesta esperada de Dennis a Ferrari entre otros.
Siempre se supo que los planes de Dennis para McLaren eran a lo grande y ahora eso se empieza a concretar efectivamente.
La reestructuración de McLaren implica que el valor de la empresa se duplicará de aquí a dos o cinco años y significa la entrada por la puerta grande de la casa a la fabricación de autos deportivos de calle para hacerle frente de buenas a primeras a Ferrari y en especial a su genial producto, el F430.

¿Y cuando veremos el primer hijo salido de las entrañas de la recientemente nacida Mclaren Automotive?, pues bien, habrá que aguantarse las ganas hasta el año 2.011, recién ahí conoceremos la primera creación.
El nuevo emprendimiento supone además una impresionante inversión de unos 275 millones de euros y la creación de 800 nuevos puestos de trabajo en la empresa, lo que transformaría definitivamente a McLaren en uno de los más grandes productores de la industria automotríz.

Dennis sigue haciendo historia, aunque la escudería que supo manejar en la Fórmula 1 no esté pasando por su mejor momento y se encuentre al borde de un castigo histórico. Ahora lo espera otro desafío, tal vez casi tan grande como el que tomó y eligió seguir cuando se hizo cargo de uno de los equipos más grandes de la historia del automovilismo deportivo mundial.