1° de mayo: El eterno Ayrton Senna

ayrton-senna-011

Cuenta la leyenda que un maravilloso ser nacido en San Pablo, Brasil, el 21 de marzo de 1.960, siempre soñó a lo grande. Dicen que no había cosa que le gustara más que andar en karting por las veredas paulistas cuando apenas podía caminar. Eso lo hacía muy bien…
Los que lo veían dicen que cuando niño, no había sonrisa más grande dibujada en su rostro que aquella que tenía cuando andaba rápido sobre ruedas, lo disfrutaba y con su disfrute llegó el de los demás… empezando por su padre y su madre.
Los años fueron pasando pero hubo algo que no se fue de su corazón: la pasión por las carreras y los autos y… mientras tanto, seguía soñando, a lo grande, como siempre.

ayrton-senna-02ayrton-senna-03

En estas líneas no intentamos desgranar una biografía de ese increíble paulista, no sería apropiado para recordarlo como todo el mundo hace. Se trata simplemente de celebrar su existencia, justo ahora que se está cumpliendo un nuevo aniversario de lo que algunos insensatos se empeñan en llamar su muerte…

ayrton-senna-061

Ayrton Senna, de él hablamos, supo llegar desde su natal Brasil, en el cono sur del mundo, hasta Europa, instalarse, soportar, intentar y finalmente salirse con la suya.
Algunos dicen todavía por ahí que él fue uno de los mejores pilotos de la Fórmula 1 de todos los tiempos. No pocos sostienen que fue el mejor y tal vez eso mismo está conversando en estos momentos él mismo en algún lugar del Paraíso con unos amigos llamados Juan Manuel Fangio, Jim Clark, Alberto Ascari y tal vez se haya acercado a esa charla magistral un tal Gilles Villeneuve. Pero de discusiones nada de nada, no, no… eso queda para otros. Ellos hablan sobre el placer de pisar el pedal del acelerador como nadie, de tomar las curvas frenéticamente haciendo latir el corazón en cada vuelta un poco más fuerte que antes, de mover la palanca de cambios como si tan sólo le estuvieran haciendo una caricia. De eso se trata la charla de la que habrá sacado sabias conclusiones…

ayrton-senna-052ayrton-senna-041

ayrton-senna-07

Ayrton Senna, como dijimos, se salió con la suya: hizo lo que amaba sobre esta Tierra, lo hizo bien, muy bien, fue tricampeón tal vez como ninguno y fue un grande no sólo en las pistas, sino que también fue un grande de corazón, un buen tipo, porque además se preocupaba por los demás y a través de fundaciones, donaciones secretas, desinteresadas, le dio a los otros algo de la alegría que él conseguía para sí mismo al volante de un auto.

¿A quién le importan ahora los fríos números de las estadísticas? ¿quién puede penar ahora en cuántas carreras ganó o cuántas pole positions nos regaló desde el cockpit de sus autos legendarios? Lo que vale realmente es haber disfrutado de su paso veloz sobre el asfalto, en busca de la gloria, de esa misma gloria que encontró y que estará disfrutando en el más allá.

ayrton-senna-08

Dicen algunos que un lejano 1° de mayo de 1.994 se fue a correr carreras a otro lado. Nadie lo puede ver alzando sus brazos en los podios ahora, tampoco se lo puede ver enarbolando la “verde-amarelha” con todas las ganas, pero sin embargo se sabe que… por ahí anda “Magic” , como lo llamaban…
De su paso por la vida nos enseño no sólo a dar vueltas rápidas sobre bólidos que por él se dejaban llevar. También nos enseño que sólo mueren aquellos que son olvidados y él… es, a 15 años de aquel día en que ya no lo vimos más, uno de los más recordados.
Hace mucho te fuiste Ayrton… y yo sin embargo sigo mirando el horizonte deseando que ésta haya sido una vuelta muy larga y que en algún momento puedas regresar…