Maybach Zeppelin: nada más que agregar

maybach-zeppelin-01

Esta nota debería tener un comienzo y un final tan rápido como lo que se tarda en pronunciar las palabras: todo bien.
Pero eso no sería justo, porque esta belleza sobre ruedas, esta obra de arte de la que no se ve otra igual todos los días, tiene mucho para ofrecer y tanto trabajo y tanto detalle no puede menos que ser comentado.

maybach-zeppelin-02

Maybach, la marca de super lujo extremo de Mercedes Benz, tiene en estos momentos tan sólo dos opciones disponibles en el mercado, los modelos 57 y 62. Ahora presenta las versiones renovadas a las que denominaron Zeppelin, recuperando además el mítico nombre de sus creaciones de los ya lejanos años ’30.

maybach-zeppelin-03

Las dos versiones del Maybach Zeppelín sólo se diferencian entre sí por el largo de la carrocería (la 62 es la más larga, claro) y cuentan con un motor 6.0 litros V12 Biturbo de 640 CV de potencia, cosa que significa que lo han potenciado en unos 28 CV si lo comparamos con la versión anterior.

maybach-zeppelin-04maybach-zeppelin-05

Después, todo lo estético… ¿por dónde empezar?
Cada una de las preciosas 100 unidades que se fabricarán de los Maybach Zeppelin vendrá con esa atrayente y atrapante pintura bitono (combinando los colores Rocky Mountain con el Negro Taiga), nuevos espejos retrovisores y una llamativas llantas de 20 pulgadas cromadas que tienen un tratamiento especial para que sean más oscuras en la parte exterior de la rueda.

maybach-zeppelin-06

Un trabajo soberbio por parte de los amigos de Maybach que termina de rozar con lo perfecto una vez que se lo ve por dentro.
Allí sí… sobran las palabras y lo que se ve es difícil de creer.

maybach-zeppelin-07maybach-zeppelin-08

Niveles excelsos de terminación, de esos que se ven únicamente en autos de este tipo, alfombras de lana, detalles en cuero claro con unas finísimas costuras a la vista, unos butacones que son prácticamente sillones y todos los aditamentos necesarios para convertirlo sin dudas en el super auto más lujoso que hay.
Por último, las fragancias para su interior, algo que en otros autos (por ejemplo el Citroën C4) es opcional y que en estos modelos viene de fábrica con la posibilidad de personalizarlas. Un detalle que viene a caer como la frutilla de una torta exquisita como no hay dos, sin dudas.