Maybach Landaulet: el lujo no tiene límites

maybach-1.jpg

Siempre ha sido de mi agrado soñar con la idea de pasear por la ciudad dejándome llevar a cielo abierto por un fiel y obediente chofer conduciendo un auto super lujoso. ¿Para qué mentir?. El poder y el lujo parecen encontrarse de manera inequívoca viajando de este modo y al pensar en esa opción, surge inevitable la figura de un increíble Maybach Landaulet.

maybach-2.jpg

La imagen que acabo de describir podría aplicarse a la perfección a una escena de la Belle Epoque con las damas y los caballeros disfrutando de un paseo a capota baja bordeando un lago, mientras el conductor permanece aislado en su cabina teniendo todo bajo su control. Para un disfrute completo.
Con esto en mente, la gente de Maybach recreó el viejo espíritu de los autos de aquellos días maravillosos con este Landaulet que sabe redescubrir el placer de viajar en medio del lujo más extremo al mismo tiempo que disfrutar el brillo del sol gracias a la capota rebatible.

maybach-5.jpg

Los detalles en cuero blanco, finísimo y excéntrico y las terminaciones en granito negro (sí, leíste correctamente…granito dentro del auto) hacen de este Maybach Landaulet una auténtica obra de arte sobre ruedas.

maybach-3.jpg

Un potente V12 de 6 litros y 612 caballos de potencia, ponen en movimiento esta maravilla moderna que tan bien recrea lo esencial de los autos más lujosos de otros tiempos. La sensación de libertad es, dentro del auto, una certeza con todas las letras y allí, ahí dentro, cómodamente instalado, puedes sentir que los límites son una palabra prohibida. O por lo menos, desconocida. Por completo.
Al mismo tiempo, otros detalles ayudan a reafirmar esa tan preciada sensación de libertad. La cabina del conductor está completamente separada del habitáculo trasero en donde se viaja tan cómodamente. Además, una vez cerrada la capota negra flexible, el aislamiento para con el exterior será más que satisfactorio. Podría decirse que será total.

maybach-4.jpg

El Maybach Landaulet, ha llegado para demostrar cómo se conjugan poder absoluto, comodidad sin igual y lujo a la enésima potencia. El Maybach es la mejor recreación alguna vez realizada del espíritu de los autos de principios del siglo XX, con su detallismo exquisito y su lujuria sin igual. Y al afirmar esto, no temo equivocarme.

Se especula que los primeros ejemplares producidos estarán destinados a algunos pocos jeques multimillonarios de Arabia Saudita. Ahora ellos podrán tener, de este modo, un auténtico palacio rodante.