Ford Maverick (1969-1979)

El Ford Maverick ha sido un auto que a pesar de no haberse producido durante un tiempo muy largo, ha sabido dejar su marca y su huella en los diferentes mercados automotríces en los que se lo ha comercializado. Tuvo dos variantes sustancialmente distintas, en diferentes lugares, pero en ambos casos con un éxito y una aceptación que no es para desmerecer. Las versiones más destacadas del Ford Maverick, de estas mismas hablamos, han sido la norteamericana y la brasileña.
Repasemos un poco de qué se trataba este auto tan interesante…

La famosa y contundente crisis del petróleo motivó que a finales de la década de los ’60 la casa americana Ford haya comenzado a buscar denodadamente la posibilidad de crear un auto que (además de ser lo suficientemente bello estéticamente) fuera compacto, económico y barato a la hora de adquirirlo. Así nació el Ford Maverick, con ese concepto y bajo esas premisas. Ford estaba en una encrucijada a la hora de hacerle frente a los modelos compactos que llegaban desde Europa y Japón y si a eso le sumamos que su modelo “compacto” era por aquel entonces el famoso Ford Falcon (que de compacto nada tenía…) la cosa debía resolverse de inmediato.
El Ford Maverick vio la luz el 17 de abril de 1969 y se ofreció en el mercado inicialmente con dos variantes de motor, vale decir un 2,8 litros y un 3,3 litros, en los dos casos con 6 cilindros. La gama de colores disponibles llegaba a contar con 15 diferentes opciones.

El éxito durante el primer año de vida del modelo fue excepcional: se llegaron a vender 579.000 unidades del Maverick. Ford lo ofrecía en el mercado como un auto ideal para jóvenes parejas norteamericanas o bien como el segundo auto de la familia, un concepto que no estaba nada mal por cierto. Sus líneas, salta a la vista, estaban muy inspiradas en el diseño del Ford Mustang aunque algo más revisadas y (si se quiere) suavizadas.
Un poco después de su lanzamiento legaron nuevas versiones de aspecto más deportivo e incluso de lujo, por ejemplo los Maverick Sprint y Grabber.

La historia continúa en Brasil
En 1968 la casa americana se terminó de afirmar en tierras brasileñas y así las cosas decidió darle un nuevo rumbo a la comercialización de sus modelos allí. Para eso organizó un evento con 1.300 consumidores ante quienes expuso a cuatro autos sin ninguna identificación, ni logos ni nada, con el objetivo de saber cuales eran sus preferencias y con esos datos orientar la producción de un nuevo modelo. Los autos presentados fueron el Ford Taunus alemán, el Ford Cortina inglés, el Ford Maverick norteamericano y hasta un Chevrolet Opala (!). Los encuestados eligieron claramente al Taunus, pero por distintos motivos a Ford le resultaba muy costos producirlo en Brasil y por eso se inclinaron por la fabricación del Maverick. Ford terminó utilizando el motor del viejo Willys.

El auto en su versión brasileña fue presentado en el Salón de San Pablo de 1972, la gente se interesó mucho y el primer ejemplar salió formalmente a las calles el 4 de junio de 1973 (la presentación a la prensa fue el 20 de junio). Como parte de una inusual campaña publicitaria la primera unidad producida fue sorteada.
El auto llegó a causar sensación en Brasil, a punto tal que prácticamente se ha convertido luego en objeto de culto, casi a la par de lo que ha sucedido en Argentina con el Ford Falcon. El Ford Maverick se produjo hasta el año 1979.