Maserati Gran Turismo por Simoni Racing: así se transforma un auto con estilo en una baratija

maserati-1.jpg

Comienzo planteando un dilema…¿Es necesario inmolar a un auto exquisito como un Maserati Gran Turismo para convertirlo en un tuning de dudosa valía? ¿Es posible evitar la tentación de entregar un auto memorable a un preprador sin que necesariamente se le quite el alma y el espíritu?
Las dudas están allí, flotando en el aire, para que cada uno responda lo que le parece… Yo ya he optado. Creo que esto que vemos es un verdadero despropósito.

maserati-2.jpg

La gente de Simoni Racing ya nos tiene acostumbrados a esto. Pero este es un acostumbramiento al que me resisto sistemáticamente.
No puedo menos que elevar una respetuosa queja ante este tipo de tunings que lo único que hacen es transformar a una joya como el Maserati Gran Turismo que nos ocupa en una baratija, igualándolo a un auto japonés de bajo valor.

maserati-3.jpgmaserati-4.jpg

Muy atrás han quedado la elegancia y el estilo del auto italiano. Simoni Racing se ha encargado prolijamente de quitarle todo el encanto posible al auto original, esto es lo que se ha propuesto y finalmente lo ha logrado.
Que tiene muy buena factura, eso no hay como negarlo. El auto está muy prolijo y trabajado con sumo criterio , pero en cuestiones estéticas me permito discutir largo y tendido con los de Simoni. Y no voy a dar el brazo a torcer.
De todos modos no hay que olvidar que una de las características de estos creadores de tuning es precisamente la de llevar a límites lejanísimos el aspecto original de los autos y vaya que lo han logrado esta vez…

maserati-5.jpg

Ellos tienen como complicado desafío el de tunear indiscriminadamente hasta que el auto esté “a punto de desaparecer debajo del tuning”, eso es lo que ellos son y si lo sabes, bueno, habrá que elegirlos o descartarlos. Yo no los elijo, definitivamente.

Eso sí, un aplauso sostenido para ellos por las curvilíneas señoritas que siempre nos muestran acompañando a sus desgraciadas creaciones. Gracias de verdad.