Marchionne quería ver un Toro Rosso-Alfa Romeo en la F1 de 2016

TORO ROSSO y ALFA ROMEO

Aquí en Coches 2.0 hemos venido siguiendo prácticamente paso a paso la novela de la posible nueva llegada de la mítica marca Alfa Romeo a la Fórmula 1. Es que la noticia es realmente de sumo interés, no sólo para los fans y seguidores de la categoría, sino también para la industria automovilística toda, claro. Ya es sabido que el principal impulsor de la idea del regreso de Alfa Romeo a las carreras de Grand Prix fue el propio jefe del Grupo Fiat-Chrysler y de Ferrari, hablamos de Sergio Marchionne, quien según parece sigue dando vueltas con un asunto que (según parece) se llegará a concretar de alguna manera más temprano que tarde.

Y vaya si para la temporada del año 2016 la cosa estuvo cerca de materilizarse del modo menos pensado. Bien es sabido que el equipo Red Bull pretendía motores de Ferrari, algo que también buscaba su equipo junior, Toro Rosso. Así las cosas, los austríacos terminaron optando por un motor Renault de anterior generación que será firmado por Tag Heuer, mientras que Toro Rosso se volcó al motor Ferrari del año pasado. Pues bien, fue el propio Marchionne quien ha llegado a proponer que ese motor Ferrari «viejo» (por decirlo de alguna manera) también llevara una firma diferente en su cubierta y esa firma era precisamente la de Alfa Romeo.
Hasta allí todo parecía ser fácilmente concretable, hasta que Marchionne propuso que Toro Rosso (o incluso Red Bull) pusiera el dinero necesario para comenzar con el desarrollo de esa planta motríz especial para ellos. Allí fue cuando las trataivas cayeron definitivamente en saco roto. Es que el «numerito» no era nada menor: Marchionne les pedía un desembolso de 30 millones de Euros para comenzar a trabajar juntos. De todos modos, ya se sabe que cuando al Presidente de Ferrari se le mete una idea en la cabeza… va a por todas. ¿Quién puede entonces predecir lo que nos deparará la temporada del año 2017? ¿Llegará finalmente Alfa Romeo nuevamente a las pistas?