Mahindra Scorpio: sólo sabe trabajar

mahindra-scorpio-2.jpg

Si sos un moderno vaqueano que vive y se desvive por las tareas del campo, ya deberías ir pensando en darle descanso a tus caballos o tus bueyes de tiro.
No es que reniegue de las tradiciones, pero la vida que no siempre nos resulta fácil, las tareas diarias que muchas veces son más pesadas que una vaca al hombro, pueden resultar más llevaderas si también logramos “maquillar” nuestras mentes en busca del progreso y la modernidad.

La Mahindra Scorpio es lo que estarás buscando entonces.

No es este el vehículo que te brinde las mejores prestaciones en velocidad y confort. No es esta la camioneta en la que debes pensar si quieres hacer larguísimos viajes de placer. No, no.

La Mahindra Scorpio, sólo sabe trabajar. Sólo sabe de esfuerzo y transpiración. Y no se la puede culpar por esto. Es que esto es, precisamente, su gran punto a favor.

mahindra-scorpio-1.jpg

Olvidate de las grandes velocidades y las increíbles performances, pues demorarás unos cuantos segundos (más de 17) en llevarla de 0 a 100 km/h.
Por eso mi consejo inicial de: «ya deberías ir pensando en darle descanso a tus caballos o tus bueyes de tiro»…
Para ésto nació y para esto vive. Para el sudor y el sacrificio. Para la fuerza y la agresividad hecha «fierro»…

Es rústica, sin ánimo de ser peyorativo. El puesto de manejo, el instrumental, todo su interior, todo, es simple, mínimo, rayando con lo escaso o lo simplemente necesario. Hasta sus asientos y su tapizado te hacen sentior el rigor.
Allí no entrás para disfrutar. Allí se entra para la jornada de trabajo, para el desgaste, para el esfuerzo sin medidas.
Y en esto la Scorpio responde como ninguna otra similar.
Allí es un vehículo de trabajo, verdaderamente indomable.