BMW M-Zero: una mezcla con mucha personalidad

m-zero-1.jpg

Voy a poner una cuota de equilibrio en esta oportunidad y voy a extenderle mi mano derecha a quien ha tenido a su cargo este precioso ejercicio de diseño.

Se trata del BMW M-Zero y según parece por lo que podemos apreciar en las fotografías el diseñador Mael Oberkampf ha puesto lo mejor de sí a la hora de concebirlo.

Si andas navegando por la Web podrás notar que en la mayoría de los reportes acerca de este auto el palo más chico con el que le pegan es del tamaño de un garrote de la prehistoria. Con esto quiero decir que en general el auto ha caído bastante mal, pero yo vengo a pararme de una vez por todas en la otra vereda.

m-zero-2.jpgm-zero-3.jpg

Según puedo suponer la reacción en contrario debe venir por eso de la extraña mezcla que se aprecia sobre su estilizada carrocería, esa misma mezcla que a la mayoría le parece una total falta de personalidad y que a mí me parece exactamente lo contrario.

m-zero-4.jpg

No se puede negar que el BMW M-Zero tiene algo de los BMW M6 y algo (según desde donde se lo mire) del genial Aston Martin DB9. Ni hablar que el fantasma de un Audi TT también anduvo revoloteando por allí también. Y si lo vemos desde atrás, es cuando empiezan a aparecer algunos parecidos con algún que otro Mercedes Benz (hablo de las luces puntualmente).

Pero a pesar de todo esto mix explosivo y prácticamente inentendible el producto final es un auto con un imán especial y que muy por el contrario de la opinión de una inmensa mayoría tiene una alta dosis de personalidad impregnada.

m-zero-5.jpgm-zero-6.jpg

Si al M-Zero se lo mira de frente, entonces no habrá ninguna duda de que se trata de un auténtico BMW y a medida que se lo empieza a recorrer es ahí en donde comienzan a aparecer las enormes similitudes con los otros monstruos sobre ruedas y deja ver algún oculto costado con aire británico.

Como se trata simplemente de un gran ejercicio de diseño no hay mayores datos técnicos sobre este impresionante BMW M-Zero, pero en algunos sitios he podido ver que la planta motríz favorita para rugir debajo del capó sería una de 5,0 litros V10 de BMW que le sentaría a la perfección.

Alguien alguna vez me ha dicho una frase muy sabia por cierto: es bueno estar juntos, pero no revueltos.
Y esto creo se aplica a la perfección en el BMW M-Zero. Las líneas parecen indicar que todo está mezclado sin sentido en este auto. Pero no. El coche es un mix genial con lo mejor y lo más representativo de grandes autos que dieron nacimiento a otro tan grande como aquellos. Ya verán…