¿Lotus Cars prepara un LMP2 para Le Mans 2012?

Lotus no nos da respiro últimamente. La tradicional casa británica creada allá lejos y hace tiempo por el genial Colin Chapman ha sabido estar en el candelero de las noticias de un tiempo a esta parte en prácticamente todos los medios relacionados con el mundo de los autos y ésta no es la excepción. Lotus, según algunos rumores que se han venido haciendo circular, tenía entre sus planes la presentación de un modelo LMP2 en oportunidad de celebrarse el Salón de Frankfurt, cosa que no ha sucedido indudablemente, pero… (siempre hay un pero) ese auto destinado a la participación en Le Mans durante el año 2012 (tal como otros han presentado recientemente en sociedad) no parece haber caído en saco roto. El tema es simple: ingresando al sitio oficial de Lotus Cars, se puede ver claramente en el encabezado que da acceso a todo. Hay allí un interesante abanico de autos que abarcan desde el de Fórmula 1, pasando por los de GP2, GP3, Indy Car, GTE, GT4, el Type 125 y…el esperado LMP2 (Le Mans Prototype 2) misteriosamente cubierto por una manta verde con el famoso logo de la marca.

Al ver ese encabezado, todo parece seguir indicando que los planes expansionistas de Lotus siguen viento en popa y la idea de acrecentar su renovada presencia en las diferentes categorías deportivas del mundo motor de manera absolutamente oficial están más revitalizadas que nunca. Si bien hay un silencio casi sepulcral al respecto, la imagen del encabezado del sitio web oficial de Lotus Cars es más que demostrativa de los verdaderos planes e intereses de la casa inglesa.

Por el momento y ante la ausencia de voces de manera oficial, tan sólo sostenemos nuestras esperanzas y altas expectativas viendo la imagen misteriosa que silenciosamente mantienen en la web y que… por algo, sin dudas, permanece allí. De un modo u otro, el rumor sobre la llegada del LMP2 de Lotus se ha venido expandiendo como reguero de pólvora por los medios especializados del mundo motor y, hasta que la marca no se pronuncie por una negativa, seguiremos enarbolando las banderas de las ganas de verlo hecho realidad.