El Lotus Esprit submarino de James Bond a subasta

LOTUS ESPRIT SUBMARINO - 1

Quién pudiera tenerlo, todo en el mismo auto: un coche deportivo clásico como pocos y que además, como si nada sucediera, lograra llevarnos por las calles y ¿por qué no? también por el agua. No será ni la primera ni la última vez que se intente, por eso insistimos… quien pudiera.
El tema es que efectivamente alguien pudo y eso sucedió hace ya mucho tiempo en una de las sensacionales, divertidas y entretenidas películas del flemático agente secreto 007. Bond, James Bond. Hablamos del asombroso Lotus Esprit submarino, un auto que fue también protagonista de aquel film “La espía que me amó” y al que muchos han llegado a considerar mera fantasía o si se quiere, un buen truco cinematográfico. Pero no, ni una cosa ni la otra: el Lotus Esprit submarino de 007 es real y funciona sin el más mínimo truco.

Desde aquel lejano 1977, año de su creación, hasta ahora este auto le ha quitado el sueño a más de uno y motivos sinceramente no faltan.
Por aquel entonces el auto le costó a la productora del film la friolera de unos 500.000 dólares y un tiempo después se desprendieron del mismo. Se nota que nadie reparó en lo emblemático que sería un tiempo más tarde y en 1989 fue adquirido por una pareja de la ciudad de New York que lo supo valorar y conservar hasta nuestros días.
La pareja en cuestión lo pasó a la casa RM Auctions, verdaderos especialistas en estas lides, para que se encargue de la subasta en la que lo han colocado y gracias a la cual piensan recaudar un vagón de dólares como para pasar un largo rato de total tranquilidad.

LOTUS ESPRIT SUBMARINO - 2

Para quien finalmente se quede con esta joya única en el mundo, la experiencia será inexplicable y única sin lugar a dudas. Manejar un Lotus Esprit como éste y encima poder disfrutar de un inolvidable paseo submarino no debe tener precio que lo pueda pagar. Dentro de poco algún afortunado podrá relatarnos la experiencia, y para ese momento la parejita neoyorquina estará contando una pila de billetes verdes en su habitación.