Lluvia de críticas sobre Jenson Button

Button-Brawn-GP

Llega la definición del campeonato mundial de la Fórmula 1 y el final no es precisamente lo que se esperaba al comenzar y promediar el año. Jenson Button comenzó el ejercicio 2009 con un dominio arrollador y pocas veces antes visto. Todo hacía pensar que finalmente el inglés se había destapado y se mostraría como pocas veces lo había hecho, con contundencia, con agresividad y con inteligencia, pero desde mediados de temporada a esta parte (y parece que hasta el final) la cosa ha sido y es bien diferente.
Button podría quedar en la historia como el campeón del mundo (si es que lo logra, claro) más regulador y frío de los últimos tiempos. A su impresionante seguidilla de victorias del inicio del año le han seguido actuaciones irrelevantes que tan sólo lo han mostrado como si estuviese corriendo con una calculadora en la mano.
Para encontrar su última victoria hay que remontarse al Grand Prix de Turquía en Junio pasado, desde el cual Button ha cosechado apenas 24 puntos para el mundial mientras que sus directos rivales, léase Barrichello y Vettel (último ganador de la categoría) han conseguido 36 y 40 puntos respectivamente.

¿Podría quedar Button registrado en la historia como un piloto que se la pasó regulando medio campeonato y que casi no ha sido capaz de contener los embates de un compañero de equipo con 17 años de Fórmula 1 en sus espaldas y a punto de retirarse? ¿Quedará en la historia como el campeón que estuvo meses sin ganar una mísera carrera? Todo parece indicar que así será…

Así las cosas, Button se siente confiado a la hora de quedarse con un título que si bien hace unos meses parecía asegurado, ahora ya no se lo ve de la misma manera. No son pocos los que sostienen que Button llegará a la próxima carrera en Brasil arrastrándose por la pista y si así llega a ser, más le vale poner las barbas en remojo… ni Barrichello ni Vettel están dispuestos a resignar nada.