En 2012 llegará el renovado Dodge Viper

El Dodge Viper siempre, pero siempre, siempre, nos ha dado y nos da motivos para seguir soñando. Este auto sencillamente fenomenal nos ha hecho delirar de fiebre durante largos 18 años hasta que de buenas a primeras lo sacaron de la línea de producción. Así las cosas, como dijimos, siempre soñamos con este auto bestial y todo parece indicar que esos sueños se harán realidad, tal como se venía suponiendo desde hace rato.

Lo que nos deja más tranquilos son las recientes palabras de Ralph Gilles, nada más y nada menos que el responsable directo de la casa Dodge. Gilles ha declarado que efectivamente el Dodge Viper regresará al mercado en el año 2012, presentado como modelo 2013… Pero hay más, mucho más y, aunque algo escueto, el dato es uno de esos que definitivamente no podemos dejar pasar por alto: el nuevo Dodge Viper que se estrenará en el año 2012 no se parecerá en nada al modelo por todos conocido hasta ahora. Será un auto totalmente renovado, centímetro a centímetro, parte por parte, pieza por pieza. Y vamos más allá… de sus propias palabras: “Ni una sola pieza quedará sin cambiar…”
La espera se hará larga y como para que esa espera se haga mucho más extensa, nos llega otra confirmación de parte de Ralph Gilles: pese a la unión con Fiat, no habrá en el nuevo Dodge Viper ni un solo vestigio de algo italiano. Ni motores italianos, ni estilo italiano, ni nada de nada de eso… el Viper seguirá esgrimiendo ese carácter bien norteamericano desde la A hasta la Z sobre sus formas.
En donde también habrá importantes modificaciones será en lo que a la puesta a punto se refiere. Aún no se sabe a ciencia cierta si es que se mantendrá el más que excitante motor de 8.4 litros de cilindrada, pero lo que sí se sabe de antemano (no hay que ser un genio para eso, claro) es que la potencia no será algo que falte precisamente en el nuevo Dodge Viper (no hará falta recordarles que prácticamente la mitad del largo del Dodge Viper está ocupada por el motor…).

Otro dato sumamente importante es que el Viper llegará al mercado con control de estabilidad (cosa que seguramente no le gustará mucho a aquellos puristas empedernidos…) aunque cabe la posibilidad de que se lo pueda desconectar para todos aquellos que se animen a andar de esa manera.
Mientras tanto nos quedamos con la única imagen posible de lo que se viene: en la foto que encabeza esta nota vemos el nuevo logo del Dodge Viper.