Llamando a Audi: la paciencia de Red Bull se acaba

RED BULL Y AUDI

Rumores similares se han echado a rodar en reiteradas anteriores oportunidades, sí señor, sólo que en esas ocasiones la cuestión no estaba muy sostenida con determinados elementos de la realidad, cosa que… ahora parece haber cambiado de manera exponencial. Digo ésto refiriéndome a los rumores que insisten en colocar a grandes marcas que aún no lo han hecho, en el mundo de la Fórmula 1 moderna. Audi es -junto a Volkswagen– tal vez la marca que más cantidad de veces se haya mencionado como posible motorista para alguno de los equipos actuales y tras los magros, pobrñisimos resultados obtenidos hasta el momento en la presente temporada por la gente de Red Bull da la sensación de que esta vez los rumores tienen más fundamento.
El equipo austríaco de las bebidas energizantes está llegando verdaderamente al límite de su (poca) paciencia, sobre todo después de una buena cosecha de 4 títulos mundiales consecutivos durante los cuales nunca se ha quejado por nada y jamás ha pedido un cambio drástico de condiciones y reglamentos. Ahora les toca a ellos penar, como a otros en otros tiempos y empiezan a barajarse posibilidades que van desde la venta del equipo (Renault estaría interesado), retirarse directamente o bien… cambiar de proveedor de motores, dado lo cual todo parece indicar que Helmuth Marko, la mano derecha del dueño de Red Bull, ya se habría contactado con la gente del Grupo Volkswagen para tantear el terreno con miras al ingreso de Audi como motorista. Marko ha mencionado la posibilidad aunque no lo haya confirmado de manera oficial. A todo ésto, cabe mencionar que Red Bull ya ha dado descartada su lucha por el campeonato durante la presente temporada del 2015, algo extraño y doloroso para ellos ya que recién estamos en la quinta carrera del año, algo a lo que indudablemente no están acostumbrados.
Christian Horner, director del equipo, ha ido en el mismo sentido que Marko. Tampoco resulta menor en este tema la salida de la dirección del Grupo Volkswagen de Ferdinand Piech, quien era uno de los más entusiastas opositores al ingreso de alguna de las marcas (VW y /o Audi) al Gran Circo de la Fórmula 1. Ahora, los planetas parecen alinearse ya que Piech no está más al mando y los de Red Bull están buscando a la desesperada (auqnue lo nieguen) un nuevo motor que les permita competir de igual a igual, cosa que no logran hacer con esta evolución del motor Renault.
¿Qué saldrá de toda esta ensalada? ya veremos.