Llamados a revisión: problemas de acelerador para el Dodge Caliber y el Jeep Compass

Los llamados a revisión de diferentes modelos se siguen sucediendo uno tras otro. Una vez más en los Estados Unidos de Norteamérica y una vez más también una de las partes involucradas tiene algún punto de contacto con el famoso y resonante caso de las fallas en los aceleradores de Toyota.
Los problemas surgen ahora para modelos pertenecientes al grupo Chrysler, hablamos del Dodge Caliber y el Jeep Compass y el otro involucrado del que hablábamos es la empresa CTS Corporation, que casualmente es la misma fabricante de los pedales que tantos dolores de cabeza le han dado a Toyota hace poco.

Aparentemente los pedales de acelerador de los Dodge Caliber y los Jeep Compass estarían sufriendo el mismo desperfecto que los modelos de Toyota, vale decir que una vez accionado no regresarían a su posición original como deben, provocando los imaginables inconvenientes.

El número de unidades de cada uno de los modelos del grupo Chrysler con este tipo de inconvenientes ascendería a 25.000, los cuales serán debidamente convocados como corresponde a revisión en concesionarios y talleres autorizados.
Sin embargo este caso no es exactamente igual al de los Toyota y aparentemente la única relación sería el fabricante proveedor de los pedales. Los pedales en uno y otros casos no tienen el mismo diseño y ahondando un poco más en el tema se sabe que en caso de activarse simultáneamente las señales de freno y acelerador, prevalece la del freno.
Hasta el momento tan sólo se han conocido cinco diferentes denuncias por el tema y también hasta ahora no se han producido víctimas debido a accidentes.

Actualmente en los Estados Unidos de Norteamérica se ha abierto una investigación a cargo de la NHTSA, a raíz de la cual aun no ha habido resultados.
Los inconvenientes, según se ha comentado, no son nuevos y todo indicaría que vienen desde el año 2006, y más concretamente atañen a las unidades producidas entre marzo y mayo de ese mismo año a las cuales se les habrían colocado pedales con defectos.
El gran interrogante surge ahora: ¿qué le podría suceder a la gente de CTS Corporation si es que finalmente se unen y se ponen de acuerdo Chrysler y Toyota en los tribunales para accionar en su contra? Ese acuerdo podría llegar a darse y eso no sería nada favorable para CTS.
Mejor ni pensarlo…