Llamadas a revisión para el Chrysler 300C y el Sebring Cabrio

Los llamados a revisión siguen y siguen estando a la orden del día en diferentes partes del planeta y no dan respiro a las diferentes marcas que a diario deben hacer frente a los reclamos de los usuarios de sus modelos. Esta es una práctica muy habitual en el continente europeo y en los Estados Unidos.
En esta oportunidad el inconveniente se ha producido en Europa y se sabe a través del Boletín de Alertas de la Unión Europea que dos modelos de Chrysler han tenido inconvenientes diferentes (pero serios por igual) y por eso se ha tomado debida cuenta de ello para comenzar con los consabidos llamados a revisión.
Los usuarios de los modelos 300C y Sebring Cabrio de la casa Chrysler deberán estar muy atentos en los próximos días o semanas ante la comunicación de la empresa sobre cuando pasar por las concesionarias o talleres autorizados.

Vamos por partes.
Empezamos con el inconveniente que atañe al Chrysler 300C. Según algunas denuncias que se han efectivizado en Alemania (no se sabe con exactitud de cuantas denuncias se habla), el desperfecto sobre este modelo se daría cuando bajo determinadas circunstancias las tuercas de las ruedas podrían llegar a aflojarse provocando que las ruedas pudieran llegar a desprenderse con las lógicas y esperables consecuencias.
No se ha brindado información sobre los números de chasis afectados pero sí se sabe que los vehículos con este tipo de inconveniente han sido los producidos entre el 19 de enero y el 12 de marzo del año 2008.

El otro modelo que tiene serios inconvenientes es la versión Cabriolet del Sebring.
En este caso el problema denunciado ha sido referido a las puertas que podrían tener inconveniente en el momento de cerrarse y también consiguientemente provocar indeseados accidentes a los ocupantes del auto.
En este caso tampoco hay datos sobre cantidad de vehículos involucrados, pero sí se sabe que los autos que tienen este problema han sido fabricados antes del 13 de julio del año 2007.

Como era de esperarse la firma Chrysler se contactará lo más rápidamente posible con los usuarios propietarios de estos modelos para comenzar a ordenar los llamados a revisión en los diferentes lugares autorizados para que se lleve a cabo dicha tarea de revisión y reparación (totalmente a cargo de la empresa, claro) de los vehículos afectados.