Llamadas a revisión para Peugeot en Europa

PEUGEOT 2008

Hace bastante que no nos ocupábamos de un tema que –al menos en Europa y los Estados Unidos– es una cuestión común y corriente en el mundo de la industria automotríz: las llamadas a revisión.
Durante los últimos tiempos, hemos visto y dado cuenta de centenares de casos y en esta oportunidad le toca el turno a la firma francesa Peugeot. Los dos avisos cursado en esta ocasión por la Unión Europea, hacen foco en dos importantes modelos de la casa francesa del León Rampante: el 2008 y el 308 II de actual generación. Veamos entonces, escuetamente, cada caso en particular.

La primera y más importante llamada a revisión efectuada toca al Peugeot 2008 y es realmente masiva ya que se ha comunicado que todas las unidades fabricadas de este modelo en cuestión, tienen un problema de ajuste del freno de mano, motivo por el cual se hace imperiosamente necesario tirar la palanca completamente hacia atrás para que el freno funciones correctamente. Esto, además, produce nuevos daños –incluso en la palanca en sí misma- que se va acentuando y acrecentando con el tiempo. Como ejemplo de lo que puede llegar a darse dado este inconveniente en la tensión del freno de mano, diremos que entre otras cosas podría llegar a provocar que cuando el vehículo está estacionado en pendiente, el mismo podría comenzar a deslizarse muy peligrosamente y provocar indeseados y peligrosos accidentes. De modo tal que esta primera llamada a revisión para Peugeot en Europa tienen como foco a este modelo y por el mencionado problema.

PEUGEOT 308

En cuanto a la otra llamada a revisión para la firma francesa, se centra puntualmente en el Peugeot 308 II –el de la generación más nueva y actual, la que se comercializa por estas horas en Europa– y el problema detectado es que el sistema del gatillo para el accionamiento de la marcha atrás en la palanca de cambios, se rompe con llamativa y preocupante facilidad. Entre otras cosas este inconveniente implicaría –además de impedir colocar marcha la atrás correctamente- la posibilidad de que en lugar de hacer lo deseado se coloque en realidad primera marcha, con los problemas que eso acarrearía, claro. El llamado a revisión en este caso del 308 II, llevará al directo reemplazo de la pieza defectuosa por otra nueva que ya ha sido debidamente revisada.