BMW Gina Light Visionary: el auto de tela

bmw-1.jpg

El BMW Gina Light Visionary es tal vez el más claro ejemplo de lo que la constante búsqueda por la utilización de nuevos materiales puede ofrecernos.
Las posibilidades parecen a esta altura de las circunstancias verdaderamente infinitas y aptas para todo tipo de elucubraciones y propuestas de lo más interesantes.

bmw-2.jpgbmw-3.jpg

El auto que estamos presentando me ha impactado gratamente desde el primer momento en que lo ví. Claro que no es lo que uno está acostumbrado a ver pero va a ser mejor que nos vayamos adaptando porque evidentemente el futuro nos tiene deparadas muchísimas sorpresas como ésta.
Y hablando de sorpresas, uno no deja de sorprenderse nunca, gracias a Dios…
El BMW Gina Light Visionary es para ser concretos un auto construído sobre un chasis de cables que luego fueron recubiertos por… tela.
Sí amigos, es así y hasta donde yo se todavía no estoy loco. El BMW Gina Light Visionary es una verdadera maravilla en materia de innovación y búsqueda de nuevos y más livianos materiales para la construcción de automóviles.

bmw-4.jpg

El coche es de lo más novedoso y llamativo y si encima ahondamos un poco más en el criterio que BMW ha seguido para llevarlo a la realidad entonces el enamoramiento (por lo menos eso me pasa a mí) será total y definitivo.
Resulta que los creadores de esta máquina soñada pensaron que dados los materiales que se utilizaron en su construcción lo mejor era dotar al coche de un aspecto y una filosofía que lo acercaran a un ser vivo más que a una máquina.

bmw-5.jpgbmw-6.jpg

La idea base y lo que finalmente concretaron es la fantástica sensación de que el Gina Light Visionary está recubierto por una piel tal como nosotros tenemos en el cuerpo y ¡vaya si lo han logrado!
Mediante una serie de impulsos electro-hidráulicos los motores que se encuentran ocultos en el corazón del auto accionan los mecanismos del bastidor que recubre el vehículo y de esta manera dejan al descubierto tanto el motor o provocan la apertura de las puertas y hasta el depósito de combustible. Una cosa verdaderamente fantástica y de un criterio y nivel estético pocas veces visto sobre la faz de la Tierra. Todo en uno: funcional, bello e innovador.
Particularmente llamativo es también el tratamiento que se le ha dado a las ópticas que esta vez más que nunca pueden ser consideradas los ojos del auto. Las luces se abren cuando el auto funciona como si tuviera párpados que se cierran cuando el coche se detiene.

¿El resultado? Una máquina increíble que prácticamente te deja sin aliento… y sin palabras.