Lancia Musa: cirugía estética para 2008

lancia-musa-1.jpg

Hay cosas que parecen imposibles de mejorar. Muchas veces hemos escuchado decir que “ya está todo inventado”, pero siempre hay excepciones a esta regla. O casi siempre.

Así como las bellas mujeres, agregan maquillaje y suaves fragancias a sus sensuales curvas y ocultos encantos, para seguir enamorando a sus hombres, el Lancia Musa ha decidido renovarse también. A pesar de que su belleza y su fina concreción, no lo hicieran necesario.
Pero como ya vimos, eso de “ya está todo inventado” no se aplica para este auto. Siempre que se quiera se está ante la posibilidad de “reinventarse”.

Como en el caso del sexo femenino, en el Lancia Musa, se da esto de que el maquillaje y la producción no deben, para nada, modificar la escencia, el alma y sus virtudes.
Y de eso se trata esta especie de restyling. Este maquillaje automotor.

El Lancia Musa, a pesar de ser sumamente bello, permanecía intacto casi desde su lanzamiento y, cuando los años pasan, es necesario tomar medidas para que la belleza no sólo se renueve, sino que también se prolongue.
Pero la importante, lo imprescindible, no varía.

lancia-musa-2.jpg

Los principales cambios en el Lancia Musa son fundamentalmente en el plano estético.
Habrá detalles nuevos en los paragolpes y las ópticas, en las llantas, en la parrilla y en la cola del auto, sobre todo en el portón trasero.
Los cambios parecían no ser necesarios, pero una vez aplicados, es innegable que el Musa ha ido unos cuantos pasos hacia delante y, entonces, no fueron para nada inoportunos.

El auto ahora se ha refrescado. Ha recibido una bocanada de aire fresco, de aire puro.
No ha sido un “baño completo”, sólo le han “lavado la cara” pero bien afondo… y con criterio.

También (y siguiendo con el paralelismo entre el musa y una mujer) se ha sabido adaptar a las nuevas tendencias. Y ahí están en su interior los mayores adelantos en tecnología, seguridad y confort.
El paso por el “quirófano” ha sido rápido. Los retoques han sido breves y mínimos.
La belleza natural y original para nada se ha perdido. Es más, creo que se han marcado aún más.
Y vuelvo sobre lo mismo del principio. Esos cambios que parecían estar de más, esa actualización de sus formas y sus accesorios, no se veían necesarios y sin embargo, ahora sobre el auto, se nota que han sido de gran aporte y entonces no todo ya estaba inventado.
No todo.
Y hablo del Lancia Musa versión 2008.