Lancia Delta HF Integrale: el dilema para 2009

lancia-delta.jpg

La pregunta surge inevitable.
¿Cómo se hace renacer una leyenda cuando en realidad, la leyenda nunca ha muerto? ¿Cómo se concreta un regreso si es que nunca te has ido? ¿Cómo se recrea un espíritu en otro cuerpo sin que se pierda la verdadera escencia del alma original? Y así, podría seguir durante un largo rato, preguntando cómo será el retorno de algo que nunca dejó de estar.

El Lancia Delta HF Integrale, está por volver. Aunque nunca haya dejado de ser. Aunque nuestras retinas nunca hayan dejado de reflejarlo. Está por volver…
Y entonces, surge el dilema. ¿Cómo será? ¿Qué aspecto tendrá? Ese es, precisamente, el dilema.
¿Puede un nuevo trazado de líneas superar a aquellas bocetadas inicialmente por Giorgetto Giurano? O lo que es más cercano a la realidad: ¿podrá igualarlas?
Esto es todo un misterio. Y tal vez lo siga siendo por un tiempo más. Lancia ha llegado a un verdadero e intrincado cruce de caminos sin señalización. O toma una dirección o toma otra. Sea la que sea, se tome la que se tome, será definitiva.
Para calmar la ansiedad, ya se puede conocer una imagen que tal vez adelante de manera bastante fiel lo que será la segunda venida de esta verdadera leyenda de todos los tiempos.

A algunos le gustará y otros la odiarán. Unos querrán que se continúe con las líneas originales del Delta HF y otros pedirán a gritos que se adopte esta dirección, un tanto más radical y extrema. Rabiosa. Y allí están las dos posturas. Una tan válida como la otra. Una posición conservadora y la otra en las antípodas. Una se trasnformará en realidad sobre el asfalto y la otra quedará atrás, en un camino perdido…

Y mientras tanto, el reloj continúa su inexorable y despiadada marcha hacia 2009, año en que seguramente miraremos por el retrovisor y seremos testigos de un sorpasso emocionante. Inolvidable. Irrepetible.Y entonces llegará el día en que preguntaremos conmocionados, ¿ese era un Lancia Delta HF Integrale?
Y nuestro corazón, latiendo a velocidades nunca antes igualadas, nos responderá que sí.
Porque habrá vuelto, habrá regresado. Con el viejo espíritu, con nuevos aires. Con nuevas formas. Con vestigios del clásico que fue. Pero habrá vuelto. Por fin.