Lancia Delta HPE Concept: preparando el regreso

Cuando en 1999 los seguidores de Lancia fueron testigos del final de los días del afamado Delta, sintieron que algo se quebraba en sus acelerados corazones. Hoy, esos mismos corazones se aceleran más, Lancia ha presentado el Delta HPE Concept como adelanto de lo que será una realidad en las calles a partir de 2008. Ha pasado mucho tiempo, demasiado tal vez, pero ahora estamos en las vísperas de la “segunda venida” de este dios que otrora lograra seis campeonatos mundiales de rally.

lancia-delta-01.jpg

Y en este nuevo Lancia, todo tiene que ver con todo. El Delta HPE está directamente inspirado en el modelo Beta HPE de los años setenta.

Un auto clásico antes de nacer, podríamos decir. En el frente del mismo se destaca la parrilla. Muy refinada, elegante, de gran presencia y con un contorno definido por bordes cromados. Las ópticas no se quedan atrás en glamour y estilo. Son estilizadas y agresivas, al mismo tiempo que delicadas.

El “dibujo” del Lancia Delta es muy particular. Se puede decir que casi no hay ángulos en sus formas y el sector trasero es para observarlo por un largo rato. Es muy especial.
La línea de cintura del auto va acompañando la base de las ventanillas hasta la puerta de atrás, en donde el perfil de la ventana se va elevando hasta encontrarse con la línea del techo que a esa altura va descendiendo, mientras que la línea de cintura se desvanece hacia la cola del auto encontrándose con las ópticos traseras.

lancia-delta-02g.jpg

No son dos autos distintos.
Al observar al Lancia Delta de frente y de cola, lo primero que surge es pensar que se trata de dos autos distintos. Pero no. Esta sensación no se da por falta de armonía en el diseño. Todo lo contrario, se produce “gracias” a la mixtura de los estilos que en el vehículo conviven. Es una condición propia de modelos bicuerpo como este.

Así será el verdadero Delta.
El Delta HPE Concept no se muestra tal como será el auto de producción en serie a partir del 2008. Este concept marca la tendencia de lo que será el auto. Se estima que sí se respetarán las dimensiones (4.500 mm. de largo, 1.800 mm. de ancho y 1.500 mm. de altura, con una distancia entre ejes de 2.700 mm.) y las proporciones en general del Concept, pero también se sabe que por una cuestión operativa y de costos, la producción en serie del Delta compartirá la plataforma con la siguiente generación del Alfa Romeo 159.

El motor.
Las opciones de motorización de las que dispondrá este Lancia van desde las versiones a nafta de 1.4 y 1.8 litros con casi 200 CV de potencia, hasta las opciones diesel de 120 y 165 CV. En todos los casos, los motores serán turboalimentados y contarán con una caja de seis marchas manuales o automáticas.

Amplia es la gama de opciones que se dispondrán para cuando esta leyenda retorne, renovada, a las calles europeas el próximo año.

Comodidad.
Un aspecto en el que pusieron especial atención los diseñadores de Lancia fue la comodidad, el confort. El Delta presenta soluciones para lograr este objetivo, tales como butacas rebatibles para lograr mayor capacidad y/o espacio de carga, o por el contrario, la posibilidad de reclinar las butacas hacia atrás cuando el baúl está vacío. En síntesis: gran capacidad para dejarnos aprovechar el espacio de acuerdo a las necesidades que se presenten.

En el habitáculo, los detalles de calidad y calidez no faltan en absoluto.
El equipamiento en general del auto es abundante y correcto. Como nota para destacar podemos decir que incluye un sistema operativo central llamado “Blue & Me” que nos permite la conexión de diferentes dispositivos multimedia.