Un Lamborghini Gallardo en la nieve

Lamborghini Gallardo en la nieve

Los amigos de Fifth Gear siempre, indefectiblemente siempre, se las arreglan a la mil maravillas para hacer de las suyas y, como si fuera poco, que todos los demás lo disfruten como locos.
Aunque si hablamos de locos, no hay quien les quite el primer puesto a estos señores. Es que locuras hacen a granel y para todos los gustos y en casi todas las oportunidades que tienen, saben cómo sorprendernos.
Esta vez no ha sido la excepción, por supuesto. ¿Y qué han sacado de la galera? Pues bien, ni más ni menos que a un Lamborghini Gallardo derrapando por la nieve. ¿Se te había ocurrido algo así? Ni en tus sueños…

No es poca cosa la que han elegido: el Lamborghini Gallardo lleva en sus entrañas un todo poderoso motor V10 de 5.2 litros de cilindrada que nos entrega una potencia estimada en los 560 CV finales a unas 8000 RPM. ¿Te parece la máquina ideal para darse el gusto de hacer unos cuantos “drifting” sobre el trazado de una pista completamente nevada? A nadie se le ocurriría pero a ellos, sí. El resultado podés verlo en el video que te mostramos al final este mismo artículo. Más de cinco minutos de disfrute y adrenalina total.
Quien conduce a esta bestia super deportiva que han metido en la nieve, no es otro más que Tiff Needell, expresentador de Top Gear y –también- expiloto de la Fórmula 1 de los años ’80. Todo un conocedor de situaciones de alto riesgo y muchísima velocidad –recordemos que este autazo acelera desde parado hasta los 100 km/h. en apenas 3,7 segundos– el tipo sabe definitivamente lo que hace al volante del Lamborghini y todo queda debidamente registrado en las imágenes.

Pero vamos al grano: si en realidad –tanto como a nosotros- esta aventura te parece una locura, ya verás que no lo es tanto. Es que en realidad todo ha servido para demostrar el altísimo grado de evolución de un super deportivo actual, como por ejemplo el Lamborghini Gallardo. Andar en deportivos hace unos cuantos años era otra cosa, pero ahora, gracias a tantísimos sistema s de ayud a la conducción, electrónica y chasis super equilibrados, llevar a un auto de este tipo por una superficie complicada como lo es la nieve, también puede ser más que factible y se puede conseguir un muy buen resultado. Needell tuvo que luchar –y mucho- con el volante y con su dosificación del pie sobre el acelerador, pero finalmente pudo lograrlo. No más palabras, mejor mirá el video.