Lamborghini Gallardo Bicolore para Qatar

Cuando todo el mundo piensa que se da el tema del Lamborghini Gallardo por terminado, surge otra y otra novedad… La historia interminable (a Dios gracias) resulta ser la de esta bestia sin igual. Siempre, pero siempre siempre, aparece una versión que se suma a la larga lista de ediciones especiales (todas formidables por igual) y así las cosas, ahora nos topamos con este rabioso Lamborghini Gallardo Bicolore que se ofrece en los Emiratos Arabes, más concretamente en Qatar (¡Qué lindos son los autos de dos tonos, por Dios!).
Dicen que esa zona del planeta es puro exceso y siguiendo esos lineamientos es que llevan este fantástico auto italiano en una versión sencillamente atrapante e inolvidable.

Acaba de ser presentado oficialmente en sociedad en el Salón del Automóvil de Qatar y servirá de buen aperitivo para lo que Lamborghini tiene preparado para mostrarnos durante el próximo Salón del Automóvil de Ginebra, cosa que estará definitivamente en otro plano. Pero claro, este Lamborghini Gallardo Bicolore no está nada mal por cierto…

Este edición especial es una clara continuación del Gallardo SE del año 2006. Combina, tal como lo vemos en la foto de la nota, un tremendo color anaranjado rabioso (en el techo, los pilares, la toma de aire delantera, spoiler y capót) con el negro profundo del techo.
El interior viene enteramente en color negro, con finísimos tapizados de cuero que llevan costuras expuestas con el mismo color de la pintura exterior del auto. Pero claro que el naranja no es el único color posible para elegir. Si es que éste que se muestra en la foto no les resulta agradable, se podrá optar por otros como por ejemplo amarillo, plata, azul o blanco (y en cada caso la costura de los tapizados acompañará debidamente el color de la carrocería elegida).
Algo hay en esta variante que no se modifica en lo más mínimo: su motor, que sigue siendo el poderosísimo y excitante 5.2 litros V10 de (nada más y nada menos) 560 CV de potencia finales. ¿Hará falta algo más? creemos que no… Todo pedir de boca: una estética que resultará francamente indiscutible y todas las sensaciones que tan sólo un auto de esta clase sabe entregarle a quien se le anime, un combo perfecto.
No se entusiasmen, no llegará a esta parte del planeta, de manera que… a disfrutarlo sólo por fotos.