Lamborghini Faena, la berlina de 4 puertas familiar

Allá lejos y hace tiempo, entre los años 1968 y 1978, el Lamborghini Espada tuvo su innegable momento de gloria. La llegada al mercado de este modelo hacía suponer un antes y un después para la marca italiana del Toro. El auto fue un éxito arrollador para su época y significó la producción masiva de un Lamborghini muy largo y de cuatro plazas que sin embargo conservaba en su exterior tan solo dos puertas si es que se quería acceder a su interior.
Fue sin dudas un auto revolucionario e innovador y supo tener todos y cada uno de los ingredientes necesarios para ser un vehículo único en su especie.

Pero este modelo no se agotó en ese primer intento, en esa primera encarnación y cuando todo hacía pensar que la cosa llegaba al final, llegó la gente de Bertone y le puso su toque bien personal e inconfundible. Así, de esta manera, nació lo que conocimos luego como el Lamborghini Faena, que básicamente era el mismo auto sólo que con el agregado de otras dos puertas laterales, cosa que lo transformaba de buenas a primeras en una berlina amplia y espaciosa. El tema es que nunca llegó a fabricarse en serie y tan sólo se llegó a fabricar una exclusiva unidad gracias a Carrozería Frua en Italia.
Ese maravilloso ejemplar logró sobrevivir al tiempo y gracias a los cuidados intensivos de un acaudalado coleccionista suizo llegó hasta nuestros días.

Aquí te lo estamos mostrando. Una belleza extraña, rara y muy particular.
El Lamborghini Faena es 18 centímetros más largo que el modelo que le ha dado origen y eso se debe a la necesidad imperiosa de darle más espacio para sus puertas traseras.
Al verlo no quedan ni pueden quedar dudas: se trata ni más ni menos que del primer (y tal vez único) Lamborghini con características de un verdadero auto familiar. Vean sino ustedes mismos.
En su interior no hay cambio alguno respecto del Lamborghini Espada original. Todo se mantiene intacto y sin modificaciones respecto del original y lo mismo cabe para su motor que en este caso es un V12 de 4.0 litros que llega a los impactantes 325 CV de potencia final. Una maravilla digna de toda admiración.
En la actualidad y mientras seguimos aguardando que la casa italiana se decida por sí o por no sobre el futuro del Lamborghini Estoque, a esta maravilla familiar se la puede ver en el Schloss Benzberg Concours d’Elegance en Alemania. Habrá que ir… (miren que hemos visto cosas de lo más extrañas…) pero ésta, seguro, seguro, valdría la pena.