Jenson Button furioso con Honda

jenson-button-enojado.jpg

El diccionario dice que la palabra lealtad significa: hacer aquello con lo que uno se ha comprometido aún en circunstancias cambiantes.
Eso es lo que ha hecho el piloto Jenson Button con su equipo Honda de Fórmula 1, pero parece que ahora se están empezando a sacar los trapitos al sol, porque tanta lealtad lo único que le ha reportado es “quedarse a pie” justo a esta altura del año cuando todo está prácticamente “cocinado”. Y entonces… la bronca tiene rienda suelta…

De la boca para afuera se dice que en la actualidad Button sigue proclamando su lealtad al (ex) equipo con sede en Brackley, Inglaterra, pero los que pueden compartir su círculo íntimo aseguran que el británico de 28 años está que vuela y no para de lamentar haber sido tan fiel… ahora la “ingrata” Honda le pide (lo obliga) a hacer las valijas y mudarse “a donde pueda”… y ahí radica la furia de Button.
A esta altura del año casi todas las butacas (por no decir todas) están ocupadas para el año que viene y se le hará bastante complicado sentarse en un Fórmula 1 para 2.009.

La otra opción que tiene (además de la de salir desesperadamente a buscar equipo) es la de esperar qué sucede con la venta del equipo y cuál será la idea de los nuevos propietarios, pero eso también implica un gran riesgo y ahí sí… el hecho de esperar un poco más lo dejaría sin el pan y sin la torta definitivamente y un año sabático a los 28 años no es precisamente lo que soñaba hace unas semanas.

El presidente de Honda, Takeo Fukui, se disculpó con Button y prometió buscar rápidamente una salida para el experimentado (pero no tan exitoso piloto inglés). Fukui comentó que de haber conversaciones con Button le recomendará no esperar a los nuevos dueños y que se coloque de inmediato en el “mercado de pases”.
Button, chocho de contento.

Mientras tanto una luz de esperanza se enciende para Button ya que desde el equipo Toro Rosso han confirmado que el británico podría ser invitado la semana que viene a probar uno de sus autos en Jerez de la Frontera, España.