Japón: Mercedes Benz SLS AMG Matte Edition

Siempre nos han gustado, de un modo u otro las ediciones especiales de los autos que por lo general nos ocupan y entretienen en espacios como éste que siempre compartimos. No importa ya si son de una marca o de otra, lo cierto es que más allá de gustos personales, esos autos de edición limitada o bien, destinados a ciertos mercados automotrices no dejan de llamarnos la atención. La gente de Mercedes Benz también parece disfrutar a pleno de las ediciones especiales y es por eso mismo que ha mostrado en sociedad a una impresionante versión del Mercedes Benz SLS AMG, al que han bautizado como Mercedes Benz SLS AMG Matte Edition, del cual vemos dos fotografías promocionales en esta nota y cuyo destino es Japón con exclusividad.

Para ser sinceros, esta versión especial únicamente reviste modificaciones (por decirlo de alguna manera) desde la estética exterior del auto, mientras que nada del resto (como mecánica y equipamiento) experimentará variación alguna. Todo se limita básicamente a dos opciones de color exterior, blanco y negro, haciendo gala de un marcado contraste cromático y nada más. Se puede optar por uno de color negro y otro de color blanco, con detalles de color levemente (pero de manera efectiva) destacados.
La variante de color negro con detalles en rojo da la sensación de lograr mayor impacto a primer golpe de vista, aunque la versión en blanco y negro no parece estar nada mal por cierto.

Habrá algunos otros detalles muy puntuales de esta edición especial también en el interior del auto, pero no será realmente nada como destacar particularmente. Para redondear el concepto: está claro que este Mercedes Benz SLS AMG Matte Edition no pasará a la historia grande y tampoco ha roto ningún molde pero también queda claro que salta a la vista como un auto que sabe quedarse con la atención de cualquier curioso que lo quiera mirar.
Estará disponible a su vez en versiones Roadster y Coupé y el precioo suegrido y estimado para aquellos afortunados que se lo quieran comprar en Japón, ronda en torno a los 300.000 euros. Lo que se dice: una bicoca.