Invicta S1 600: fabricado con el viejo espíritu artesanal

invicta_s1_600_gt-11.jpg

Aunque parezca mentira, estamos haciendo un alto en el camino. El Invicta S1 600 es eso precisamente. Un alto en el camino.
En esta era de grandes terminales automotrices, de presentaciones grandilocuentes, esta casa británica todavía puede darse el gusto de seguir haciendo las cosas prácticamente a pulmón, artesanalmente, a la vieja usanza…

Respetando a ultranza aquel viejo espíritu romántico de la fabricación poco menos que personalizada y artesanal de otros tiempos, este magnífico vehículo que ha visto la luz justo cuando comenzaba el siglo XXI, sigue evolucionando lenta pero efectivamente.

El modelo que inicialmente se ofrecía al mercado en versión 2 plazas, ha avanzado hasta la opción de 2 plazas + 2 que se puede apreciar en el Salón de Bruselas.

Ahora bien, las cosas como son.
No creo que nadie pueda decir que este Invicta S1 600 sea un auto bonito. Es más, hay quienes sostienen (y son muchos…) que el auto es decididamente feo. Así de simple.: feo.

Yo, personalmente, no puedo sostener lo mismo, aunque mi impresión es que, no sólo en el espíritu (ese mismo de la fabricación artesanal), el Invicta S1 600 es un auto de otros tiempos.

Estéticamente no aporta ninguna solución novedosa o revolucionaria. Para nada.
El auto, si bien está bastante logrado y con una apariencia de super deportivo, no sorprende por ningún lugar por donde se lo mire…
Las malas lenguas, las de los críticos más salvajes, sostienen que inclusive, hay partes del auto (como las llantas) que se asemejan a las de un tuning… y no de los más caros y sofisticados.

invicta_s1_600_gt-21.jpg

En fin…

En cuanto a la motorización, el Invicta S1 600 se presenta con dos posibilidades similares. Un Ford V8 de 4.6 litros y otro de 5.0 litros. En el último caso, la potencia alcanzada es de 600 CV (Incluído en el nombre del auto, claro…)
Su aceleración, es bastante aceptable, acercándolo a cualquier otro superdeportito que se precie, llegando desde los 0 a los 100 Km/h. en tan sólo 4 segundos.
Su peso es de 1.380 kilogramos y su carrocería está construída en una sola pieza de fibra de carbono.

Finalmente, el interior.

invicta_s1_600_gt-41.jpg

El Invicta S1 600 está en deuda con los usuarios si es que no se practican cambios radicales al diseño y a la terminación del interior.
En este caso, sí, me hago cargo, el tablero, el instrumental, los asientos y el equipamiento en general dejan mucho que desear.

Acá sí, debo admitir que la decepción finalmente ha llegado… para quedarse.
Definitivamente.