Investigan posible robo de piezas en Abarth

La noticia cayó prácticamente como un baldazo de agua helada en el ambiente del mundo automovilístico. El rumor comenzó a rodar a través del periódico Torino Reppublica y realmente promete dar que hablar de aquí en adelante y por largo rato. Se habla concretamente de un robo de piezas en la fábrica de Fiat en la localidad italiana de Mirafiori y el tema no es para nada menor.
En estos momentos, si bien se guarda bastante hermetismo al respecto, se sabe que hay por lo menos diez empleados de la planta industrial de la casa italiana que se encuentran directamente bajo investigación ante supuestos robos de autopartes de Abarth.
Las cifras no son precisamente una baratija y se habla muy concretamente de un robo cuyo monto estimado rondaría el millón de euros, así como lo leen…

La investigación que se está llevando adelante hace foco fundamentalmente en el supuesto robo de varios componentes electrónicos, de entre los cuales se destacan los ECU para los diferentes modelos de Abarth. Los mismos, aparentemente, luego eran (o son) revendidos a través de Internet. Estos componentes tienen un valor real de unos 1.500 euros, pero su reventa en Internet se estaría llevando a cabo por uno 300 euros aproximadamente (lo que, tratándose de componentes robados, es un “negocio” redondo de todos modos).

Si bien por el momento se estima que son diez los empleados directamente involucrados, no se sabe a ciencia cierta qué cantidad de personas terminarán siendo implicadas en este lamentable caso (No serán pocas, definitivamente), como así tampoco se sabe con exactitud los beneficios obtenidos hasta el momento por este ilícito que se ha venido sucediendo.
Este hecho, relacionado muy aparentemente con una serie de robos en la fábrica, se ha hecho pública ante la advertencia de los responsables de muchas de las concesionarias que levantaron sus voces ante la falta de dichos repuestos o autopartes. Ese faltante, esos numerosos elementos que nunca llegaban a las concesionarias o bien a los dueños de autos que solicitaban un kit, eran aparentemente desviados por una importante organización para su comercialización en el mercado clandestino.
Todo parece indicar que la policía italiana, en una efectiva movida bajo las órdenes del capitán Filippo Vanni, ha logrado llegar hasta los verdaderos responsables de estos hechos tras una larga investigación que parece haber resultado más que exitosa. Seguiremos de cerca este caso que podría derivar en más (complicadas) consecuencias.