Interminable crisis deportiva en Ferrari

stefano-domenicali

Si el año de Ferrari en la Fórmula 1 ya viene bastante agitado y navegando aguas turbulentas, lo de hoy no ha hecho más que agregarle una cuota más de tremendo dramatismo a la situación. Los magros resultados del equipo italiano en lo que va del presente campeonato hacen recordar a viejas épocas de sequía y descontrol interno en el mítico equipo italiano.
Disputados los primeros cinco Grand Prix del año el equipo del Cavallino Rampante ha cosechado apenas 6 puntos en el Mundial de Constructores, sumando los 3 que cada uno de sus respetables pilotos han podido conseguir. ¿Sabor a poco? ¡Sabor a nada! De Ferrari se esperaba y se espera más, mucho más y con lo que hoy se ha visto en la pista catalana queda claro que (por lo menos con Massa) el problema no es de los pilotos (¡ya se les va a ocurrir algún reemplazo rutilante…!)

massa-y-los-brawn

El brasileño Massa penó desde el inicio de temporada entre un auto mal concebido y horrores estratégicos dignos de un equipo inexperto. Lo de Raikkonen a esta altura del partido es bien compartido: ni él, ni el auto funcionan bien esta temporada. Pero una vez que las cosas parecían empezar a encaminarse, con Massa persiguiendo a los inalcanzables Brawn GP durante buena parte de la carrera española (ver segunda foto de la nota), los errores de cálculo (meramente humanos) salieron a la luz y le impidieron soñar con un hipotético tercer escalón (o segundo tal vez) del podio al paulista. El tema en esta oportunidad ha sido un error de cálculo en la carga de combustible.
Infantil si se quiere y de una ineptitud intolerable al nivel que estos tipos se mueven, Massa debió levantar el pie de su Ferrari como pocas veces ha pensado que podría llegar a hacerlo. En un primer momento debió resignar su posición en carrera ante Vettel y luego sobre el final ante Alonso, quedando relegado a un insatisfactorio sexto puesto final, andando sobre un Ferrari a media máquina que ni siquiera llegó a terminar la vuelta una vez bajada la bandera a cuadros (ver tercera foto de la nota).

massa-detenido-en-la-pista

Stefano Domenicali, Director Deportivo de Ferrari (primera foto), ya no sabe qué cara poner y no sabe en qué idioma explicar lo inexplicable. Incluso hoy, después de la carrera, hizo más marcada la crisis del equipo comparándose con Brawn GP al declarar que los ingleses son rápidos y confiables, tras lo cual agregó que Ferrari está en la “otra punta”.
Massa expresó su descontento una vez más aclarando que las opciones eran para otra vez a cargar combustible a dos vueltas del final o levantar el pie (¡sobre un Ferrari!). Eligió: levantar el pie.
Domenicali terminó la jornada con un anuncio que a esta altura ya parece una declaración formal: si la solución es su salida del equipo para cambiar esta situación, renunciaría de inmediato. ¿Se lo pedirán?