¡Insólita multa por circular a 750 Km/h.!

multa-absurda.jpg

¿Qué extraño sentimiento habrá invadido a la pobre mujer española que hace poco recibió por debajo de su puerta una multa tan increíble como indignante?
El nombre de la pobre dama que conducía su BMW por la Avenida Castelao de la ciudad española de Vigo permanece aún en el más absoluto anonimato y si la velocidad que “acusa” la boleta que ha recibido hubiese sido cierta ya se hubiese transformado en una auténtica celebridad del mundo motor.

¡Resulta que se ha enterado que andaba circulando por la avenida a unos impresionantes 750 Km/h. y no lo había advertido!

Broma más broma menos lo único cierto en este caso tan particular es que la acusación no puede ser verdadera y demás está decir que la mujer afectada ha protestado formalmente accionando a través de su abogado para solucionar el tema.

El abogado patrocinante de la damnificada declaró algo que uno no ha tenido en cuenta entre risa y risa: si la equivocación hubiese indicado una velocidad “bastante más creíble”, como por ejemplo unos 200 Km/h. la mujer podría haber ido presa directamente según las leyes viales españolas y entonces lo que ahora mueve a sonrisa, hubiese significado una verdadera tragedia para la persona afectada.
Visto desde ese punto de vista la cosa cambia radicalmente de comedia a drama y por consiguiente es de imaginarse que la mujer en cuestión y su abogado accionarán contundentemente contra las autoridades para que la saquen de esa extraña e incómoda situación en la que han pretendido meterla…

Para darle un epílogo de esos que corresponden en estos casos, finalmente se ha comprobado que la mujer circulaba por el lugar a unos 75 Km/h. y no a esos infartantes 750 de los que se le acusaba, tratándose todo finalmente de un “involuntario” error humano a la hora de confeccionar la boleta enviada…

¿Cabe entonces la posibilidad de pensar que tal como siempre se dan las cosas en Argentina pueda suceder algo similar entre nosotros y tal vez nunca nos demos cuenta? Si me preguntan a mí… pongo las manos en el fuego y sin temor a quemarme aseguro que sí…