Impresionantes accidentes de Audi en Le Mans 2011


Lo que prometía ser un paseo de Audi por Le Mans en la edición número 79 de la tradicional carrera de larga duración, está siendo (ya con lo sucedido y no hace falta más) un pasaje directo al infierno en primera clase. Las 24 Horas de Le Mans del 2011 han reabierto el debate que tantas veces se ha dado sobre la seguridad en una carrera en la cual participan autos de categorías tan diferentes y con rendimientos tan distintos. El debate también se extiende para prestarle debida a tención a las actitudes en pista de los pilotos más lentos, o menos expertos si se quiere, en el momento de ser sobrepasados por los autos más poderosos y los pilotos definitivamente más rápidos.
Lo sucedido en la 79º edición de las 24 Horas de Le Mans pudo haber terminado en dos tragedias difíciles de olvidar y sin embargo, gracias a las excelentes medidas de seguridad de los autos actuales (y en parte a la Divina Providencia) la cosa no ha pasado a mayores y los pilotos involucrados no se encuentran en peligro.

Se han vivido escenas dantescas, dramáticas hasta la médula y con consecuencias que aun están por verse. Los dos principales involucrados (los más lastimados en los hechos que se sucedieron) han sido dos de los poderosos Audi.
El primer dramático episodio se dio a los 55 minutos de iniciada la competencia cuando el piloto escocés Allan McNish intentó superar con su Audi al francés Anthony Beltoise con Ferrari 458 (de la categoría GT) tras dejar atrás la curva que sigue al famoso puente Dunlop.
McNish fue por la zona interna de la pista y tras superar a otro auto alemán, se tocó en medio de la curva con el Ferrari saliendo disparado hacia la zona externa de la pista y pegando un fortísimo golpe contra las protecciones, dando numerosos tumbos en el aire.
McNish logró salir de su auto por sus propios medios afortunadamente pero de todos modos fue derivado para su atención médica. A continuación, mostramos el video con el accidente del escocés.

Pero no todo quedó allí y horas más tarde el equipo Audi se vio sacudido por otro tremendo y espectacular accidente protagonizado por uno de sus pilotos. El hecho sucedió en horas de la noche francesa en la curva previa a la famosa Mulsanne, cuando el auto alemán de Mike Rockenfeller fue sacado de pista por un (también) Ferrari 458 GT a más de 300 km/h. provocando un pavoroso despiste que terminó muchos metros adelante con el Audi literalmente destruído. Rockenfeller salió ileso del accidente y pudo bajarse por sus propios medios del auto, aunque en estado de shock por los golpes recibidos. Aquí el video con el accidente de Rockenfeller.

Audi perdió de este modo y en pocas horas de carrera, a dos de sus máximos representantes y candidatos a la victoria, pero eso ya a casi nadie le importa. El debate sobre la seguridad en este tipo de carreras con autos tan diferentes y pilotos de tan variada experiencia, se ha abierto una vez más.