Imágenes reales del GT-R de Nissan: ya es palpable

nissan-gtr-fotos-nuevas-pantalla.jpg

Ven las fotos? Como pueden apreciar, el GT-R de Nissan no es más un concept: ahora es una realidad palpable, manejable, visible, audible, palpable, saboreable, olfatible y todos los sinónimos que encontré en el libro de lengua de la primaria. Así es amigos, y no lo digo para alarmar a nadie y que corran como bestias con su billetera, chequeras y chanchos de cerámica con los ahorros de la abuela a las concesionarias. Esta afirmación esta basada en las fotografías que publicó el sitio norteamericano de coches AutowWek, de las cuales tome prestadas dos de ellas. Una maravilla de maquina hermanos!

Antes que nada, a pesar de la aclaración de que el nuevo GT-R es saboreable no recomiendo que nadie pase la lengua por su chasis ya que no debe tener un buen sabor, pero aún así mírenlo, mírenlo bien que es una bestia como ninguna. Pero, ahora, aprovecharemos estas nuevas pics para referirnos un poco al interior del nuevo Nissan ya que, en el artículo anterior que escribí sobre este automóvil, hablé solo de su potencia y rendimiento. Recuerdan el infierno verde que el piloto de Fórmula 1 Jackie Stewart utilizó para denominar al circuito donde fue testeado este coche? Bestial!

2008_nissan_gt-r-fotos-nuevas-ultraf.jpg

Asientos forrados en cuero que deben tener ese olor inigualable (ya que hablamos de olfatible…), un espacio interior inmenso considerando que es un automóvil de 2 puertas y, según el sitio Motor Authority los asientos traseros se ven bastante cómodos. Una mezcla entre deportivo y familiar, aunque se inclina más a un coche para correr como loco solitariamente y no poner en riesgo la vida de ningún infante.

Ahora, disfruten de las fotografías gentileza de AutoWeek.com dando clic aquí y, para que tengan una idea del costo de esta maquina con un motor V6 que llega a los 60 km/h en menos de 4 segundos y logra los casi 200 km/h en poco más de una aullido de lobo, puedo decirles que con unos 80 mil dólares pueden tener un GT nuevito en sus cocheras (quizás un poco menos).