iCar: el sueño de Steve Jobs

Steve Jobs ya no está entre nosotros, pero sus creaciones siguen viendo la luz y en este caso no estamos haciendo referencia a los modelos de computadoras o dispositivos salidos de su mente brillante, sino de otra cosa, si se quiere, inesperada para muchos: un auto. Hace un tiempo mostrábamos en este mismo espacio algunas curiosidades acerca del Mercedes Benz que Jobs utilizaba para desplazarse, pero en esta oportunidad haremos foco sobre otro auto, mucho más llamativo y particular.
Se trata del iCar, un sensacional vehículo sobre el que el propio Steve Jobs había comenzado a trabajar allá por el año 2008 y que, lamentablemente, no pudo ver concretado en la realidad.

El que vemos en las fotos de esta nota no es en realidad el iCar, sino el iMove, o sea el modelo prototipo que hace unos años fue la semilla germinal que dio finalmente origen al iCar. No hará falta aclarar que sus formas se han inspirado directamente en un mouse de Apple y que además tal vez haya motivado también la creación de otros vehículos conceptuales similares, tal como hemos visto recientemente aquí en Coches 2.0, con el caso del Toyota Fun Vii, entre otros.
Hablando concretamente del iMove, diremos que la idea inicial ha salido de la cabeza de Jobs en 2008 tratando de llevarla adelante en conjunto con la gente de Volkswagen y Apple, ni más ni menos, formando un triunvirato sencillamente fenomenal y explosivo a todas luces. Ese proyecto original quedó trunco por diferentes motivos hasta que hace muy poco fue rescatado de alguna manera por Liviu Tudoran, un joven y talentoso diseñador que le ha dado un nuevo rumbo.

Su trabajo se centró en redefinir el concepto original y llevarlo finalmente a la realidad con indudable inspiración en un mouse de Apple a través de este auto único e increíble.
Y si decimos increíble, bueno será saber que entre otras particularidades tiene un baúl especialmente diseñado y construído con un material flexible lo que le permite adptarse a la forma y tamaño de los objetos que allí se ubiquen. Y hay más… accionando un botón en el habitáculo del auto, la carrocería cambia repentinamente el color exterior ¡lo que significa algo sencillamente fenomenal sin lugar a dudas!

El genio de Steve Jobs sigue dando tela para cortar o, en este caso… auto para manejar. Una de las tantas geniales creaciones de un personaje sensacional.