Honda y sus piernas robóticas

piernas-honda.jpg

Un novedoso sistema que incluye un asiento y un par de soportes a modo de piernas robóticas parece ser una más que válida opción para evitar el cansancio y el desgaste en las personas. Y ustedes se preguntarán ¿qué tendrá que ver esto con los autos? Bien, les explicamos, no se impacienten… se trata de uno de los últimos inventos geniales de la casa japonesa Honda que además de saber hacer vehículos de manera excelente también se ha animado a ir (justo con este tema…) unos pasos más allá (propio de los grandes líderes) y nos ha sorprendido con estas piernas robóticas que alguna vez tal vez hayamos visto en alguna película de ciencia ficción.

El sistema incluye, como dijimos, un asiento, las extensiones articuladas y un par de zapatos, conjunto (no hace falta atarlo ni sujetarlo de ninguna manera) que movido por unos pequeños motores reduce de manera notable la carga sobre la musculatura de las piernas, los pies y las articulaciones, con una finalidad excluyente: evitar el cansancio y el esfuerzo excesivo en aquellas personas que trabajan o realizan tareas por un extenso espacio de tiempo y que deban trasladarse de un lugar a otro.

Honda ha desarrollado estas piernas robóticas logrando éxito en dos puntos salientes que son francamente para destacar: el primero es la creación exitosa de un mecanismo que permite a la estructura en general y al asiento seguir a la perfección el movimiento del cuerpo de quien lo usa. Y el segundo punto es la fantástica habilidad para soportar el centro de gravedad del usuario en perfecta sincronización con el movimiento de las piernas.
El resultado no podía ser mejor. Encima, como si fuera poco el artefacto no es para nada aparatoso y permite movimientos con total normalidad (ver fotos de la nota).

El dispositivo que pesa unos 6,5 kilogramos (esto incluye a los zapatos y las baterías) ha venido siendo desarrollado por Honda desde el año 1.999 y ya en estos momentos se está probando con personas que llevan su ritmo de vida habitual y normal. Su autonomía es de 2 horas.
Como quien dice… “un invento que sí,… definitivamente va a caminar”.