Honda F1: interés del magnate Carlos Slim

carlos-slim-y-hondaf1

A esta altura del partido y con el tiempo a punto de acabarse, que hayan aparecido en el horizonte dos posibles compradores para el equipo Honda de Fórmula 1 no es poco, en absoluto.
Se sabe que estas compras no son precisamente como las de fin de año que solemos hacer nosotros…implican un gasto “un poco mayor” y por eso la cosa se dilata tanto.

De todas maneras los directivos de Honda ven con buenos ojos y con sobradas esperanzas el notorio interés del británico David Richards (propietario de Prodrive y otrora conductor de equipos de Fórmula 1 como Benetton y BAR) el cual recientemente ha viajado de urgencia a Oriente Medio para tratar de conseguir el apoyo de capitales locales con el fin de hacerse con el equipo de Brackley.
Pero no sólo Richards está interesado en comprar al equipo y afortunadamente (para Honda) ahora ha aparecido de manera más que sorpresiva el magnate mejicano Carlos Slim, que si bien nada de experiencia tiene en el manejo de una escuadra de carreras, trae en sus espaldas el fundamental aporte que le da ser el segundo hombre más rico del planeta y además ser el dueño de la compañía de telecomunicaciones Telmex, nada más y nada menos.

Lo que hace que lo de Slim suene con mucha más fuerza que lo de Richards en estos momentos, es su visita (casi secreta) a las instalaciones del equipo Honda en la británica localidad de Brackley… y éste no es un dato para nada menor. Carlos Slim tiene mucho dinero y lo que no tiene es tiempo para perder, de manera que de puro gusto no ha ido a la factoría de Brackley… Saquen ustedes sus propias conclusiones.

Y aquí entonces abrimos un nuevo capítulo en esta apasionante novela…
Si Carlos Slim se convirtiera de la noche a la mañana en propietario del equipo Honda de Fórmula 1, la posibilidad de que Bruno Senna (sobrino del mítico y recordado Ayrton) se suba a unos de los autos del equipo cobra más fuerza todavía…
¿El motivo? Muy simple: Bruno Senna cuenta en estos momentos con el importante patrocinio de Embratel, filial brasileña de Telmex