Nuevo Honda CR-V


Honda CR-V: precursor y siempre vigente

honda-cr-v-01

En casi 13 años de existencia se han vendido en todo el mundo unas 2,5 millones de unidades del Honda CR-V y para eso debe haber (la hay) una buena explicación.
Este vehículo todo terreno perteneciente al segmento C que la casa japonesa Honda viene fabricando desde el año 1.996, lo tiene todo… o por lo menos tiene aquellas cosas que cualquier mortal busca a la hora de elegir un vehículo de sus clase. El Honda CR-V antes que nada es un vehículo de gran calidad y además es muy confiable, de lo mejor del mercado. También es muy cómodo y fundamentalmente es polivalente, lo cual lo dota de muchas virtudes determinantes en la elección final.

Su sigla lo describe a la perfección: CR-V quiere decir Civic Recreation Vehicle y con eso queda todo dicho. El CR-V es un todoterreno precursor en lo suyo. Tiene cinco puertas y cinco plazas para sus ocupantes y se ofrece en el mercado en dos variantes de tracción: delantera o bien en las cuatro ruedas. A lo largo de sus tres generaciones (1.996, 2.001 y finales del 2.008) el CR-V ha sabido mantener intactas dos cualidades que lo destacan sobremanera del resto: excelentes prestaciones y un más que equilibrado consumo de combustible.

La generación inicial se ofreció en el mercado con una planta motriz de 2.0 litros de 130 HP y su característica principal fue la de la inclusión del sistema Real Time 4WD que para que funcione no necesitaba de la intervención del conductor.
En la actualidad el CR-V se ofrece en el mercado con un motor 2.4 litros de 4 cilindros en línea 166 CV, transmisión automática de 5 velocidades, el consabido y clásico sistema Real Time 4 WD y suspensiones MacPherson.
Desde lo estético en la actualidad se presenta con algunos retoques de estilo que la muestran con una imagen que combina a la perfección sutileza y sobriedad con fortaleza y aires deportivos muy interesantes.