Homenaje de Lotus Racing F1 a Jim Clark

Aprovechando el fin de semana a pura Fórmula 1 que acabamos de vivir, bueno será hacer un alto en el camino para poder ser testigos de un hecho que no es muy habitual en los tiempos que corren. Hablamos del merecido homenaje que ha realizado la gente de Lotus Racing F1 al legendario, recordado y desaparecido Jim Clark, el primer escocés volador de la Fórmula 1 (ese mote luego fue heredado por el tricampeón mundial Jackie Stewart).
El homenaje fue realizado en uno de los más emotivos lugares que pueda tener la categoría: la misma curva en la que el fenomenal Jim Clark encontró la muerte allá por 1968, en plena disputa de una carrera de la Fórmula 2. El mojón memorial se encuentra emplazado a la vera del asfalto de uno de los viejos sectores (actualmente no utilizado) del trazado de Hockenheim y está demarcado con una cruz y datos sobre el fantástico piloto escocés.
El hecho de que la gente de Lotus Racing F1 se haya acercado durante el fin de semana al memorial del fallecido piloto, tiene varias lecturas (no poco importantes). En primer lugar, deja bien a las claras quienes son los nuevos propietarios de Lotus en la Fórmula 1: un grupo de gente que está absolutamente avalados por la mismísima marca británica Lotus, que es además accionista del equipo de carreras y que pretende poco a poco ir teniendo más participación paulatinamente. También Tony Fernández y los suyos pretenden demostrar que la familia de Colin Anthony Bruce Chapman (creador de la mítica marca inglesa) les da su total apoyo y avales, como así también pretende demostrar que el viejo espíritu de respeto y competición de otros tiempos, puede revivir de la mejor manera en los días que vivimos. También hay tiempo en esta Fórmula 1 de hoy, para bajar unos cuantos cambios y honrar la historia volviendo aunque sea por unos instantes a las raíces. La gente de Lotus Racing F1 lo ha sabido hacer y a las mil maravillas durante este fin de semana en Alemania.

Si algo faltaba para que muchos incrédulos tomaran muy seriamente en cuenta a este “nuevo equipo” de la Fórmula 1, eran cosas como ésta. Por lo demás, ya se habían encargado ellos mismos (Tony Fernández y su gente) de demostrar cuantos otros lazos los unen con el pasado y el equipo original fundado por Chapman: tienen su sede (siendo malayos) en la británica localidad de Norwich, suman constantemente el apoyo directo del hijo del recordado Colin Chapman, hablamos de Clive, y cuentan como si fuera poco con todos los derechos del Team Lotus original (además de haber llevado a su nueva fábrica muchos ejemplares clásicos de la rica historia de Lotus en las carreras).

Lo de este fin de semana, no ha sido simplemente el hecho de dejar una ofrenda a uno de los seres más queridos y respetables de la historia del automovilismo deportivo. Ha sido también la reafirmación de que estamos frente a un equipo Lotus efectivamente verdadero.