El hombre que tuvo sexo con 1.000 coches

mecafilia.jpg

Noticia bizarra si las hay pero que en definitiva no deja de reflejar también una realidad a la que sistemáticamente me resistiré a acostumbrarme. Y miren que a mí los autos me gustan y mucho, pero a este muchacho me parece que se la ha ido la mano.
Se trata de un tal Edward Smith, una verdadera celebridad a partir de ahora ya que será el protagonista excluyente de un documental que emitirá en Inglaterra Channel Five y que hablará sobre la “mecafilia” .

Me imagino (ya que soy mal pensado) que más de uno de ustedes sabrá ya de qué se trata la famosa mecafilia… y por si no lo saben o simplemente miran para otro lado haciéndose los distraídos les cuento que es ni más ni menos que el hecho de sentir una incontrolable atracción (sexual, claro está…) por las máquinas y en este caso en particular, por los autos

¡Ay mi Dios! Hay para todos los gustos…
Lo concreto es que nuestro amigo Edward Smith no siente la más mínima vergüenza a la hora de confesar sus verdaderas preferencias sexuales y afirma además que es una costumbre que viene ejercitando desde sus 15 años de vida. Y bueno, no hay vuelta que darle, al tipo le gustan los autos… (ya se iamginan de qué manera…)

Además de andar en amoríos con el Mitsubishi Eclipse de la foto que encabeza esta nota, Smith ha confesado sin ponerse colorado que tiene sexo (me cuesta decirlo…) con un Volkswagen Beetle al que llama Vanilla y que ha sabido tener otras memorables experiencias de mecafilia con autos tales como un Opel GT del ’73 y un Ford Ranger Splash del ’93.
Pero eso no ha sido todo ya que el mismo Smith se encargó de aclarar que sus necesidades tan extremas lo han llevado a tener ese tipo de “amores” con algo así como unos 1.000 autos diferentes. Eso sí, a la hora de hacer un hipotético podio no dudó en asegurar que el climax lo logró con… ¡un helicóptero! Y no uno cualquiera… sino con el famoso de la serie de televisión de los ’80 “Airwolf”.

En fin… gustos son gustos y costumbres son costumbres, pero yo no cambio por nada mis preferencias personales y mi amor por los autos se seguirá manifestando como hasta ahora: sintiendo un inmenso e incomparable placer al manejarlos…