Hamilton descalificado del Grand Prix de Australia

lewis-hamilton

Si ya hace unos días decíamos que el campeonato del Mundo de Fórmula 1 del 2.009 había empezado con escándalos (hablamos del affair de los difusores traseros de algunos equipos y la permisividad de la FIA) lo que se acaba de confirmar no hace otra cosa más que dejarlo bien en claro y demostrar que los gobernantes de las institución que rige (a piaccere) los destinos del deporte motor en el mundo, hacen y deshacen a su manera sin importarles nada.
Ya no importa lo que piensen los aficionados. Ya no importa lo que piensen los equipos y pilotos. Ya no les importa nada y ahora han dado un paso más para terminar de convencernos en ese sentido.
Lewis Hamilton y McLaren Mercedes Benz han sido excluídos completamente de la clasificación final del Grand Prix de Australia, ese mismo que nos regaló esa belleza que Hamilton había logrado llegando desde el último lugar en la grilla hasta el podio.

Desde hace años los popes del automovilismo mundial (esos señores que desde atrás de un escritorio dicen lo que se puede y lo que no se puede…) vienen buscando supuestamente cómo corno se hace para lograr mejores espectáculos, para evitar el aburrimiento y para que los grandes premios sean carreras divertidas.
Pues bien, no valen ya los intentos modificando el sistema de puntuación o las normas aerodinámicas (siempre tan claras en los reglamentos…). Olvídense de todo eso, amigos. Una vez que aparecen pilotos (como bien podría ser Hamilton y otros) y una vez que los fans saltamos de emoción ante las nuevas hazañas de los héroes de nuestros días, llegan estos señores y borran todo de un plumazo.
En la Fórmula 1 de hoy pueden correr y ganar autos cuyos elementos aerodinámicos son altamente discutibles y así las cosas, la audiencia para determinar la verdad tarda días y días. Por el otro lado descalifican a Hamilton y a McLaren, quitándole todos los puntos (con la amenaza latente de eliminarlos por completo del mundial) porque según ellos Hamilton incurrió en una falta grave al involucrarse en el “incidente” con Trulli en lucha por la tercera posición de la carrera e informalo de manera indebida a los comisarios.
Hoy en día es una FALTA GRAVE supuestamente superar a un auto y dejarlo pasar para que recupere su posición real en carrera (eso hizo Hamilton, de hecho llegó cuarto detrás de Trulli en pista) y por eso es descalificado. Así las cosas.
La FIA parece dispuesta a matar definitivamente la Fórmula 1 y si sigue a éste paso, ténganlo por seguro, lo logrará pronto.