¿Habrá un Citroën DS3 Convertible?

A medida que se acerca inexorable la apertura de algun salón internacional, los rumores crecen de manera absolutamente desmedida, decantándose luego entre veraces y… de los otros. Hoy nos enfrentamos a otro de esos fuertes rumores y claro… la nueva edición del Salón del Automóvil de París está casi a la vuelta de la esquina y la cosa está más que justificada. Para colmo este rumor tiene como centro, como protagonista absoluto, a un auto precisamente francés. No son pocos los que por estas horas han lanzado a rodar el rumor sobre la próxima presentación en sociedad de una versión muy esperada del Citroën DS3. Hablamos de una variante qescapotable que, demás está decirlo, sería muy bienvenida a la gama de ofertas de la marca francesa.

Sería realmente un perfecto complemento para la más que exitosísima gama del DS3, auqnue hay que aclarar de antemano que de llegar a concretarse la llegada de este modelo no necesariamente sería tal cual lo vemos en la imagen que encabeza esta nota. Es que la gente de “Theophiluschin” se ha puesto manos a la obra y lograron esta más qceptable versión que bien podría colmar las expectativas de varios y más de uno de nosotros. No se ve nada mal la recreación digital que lograron.

Todo parece indicar que el nuevo modelo descapotable contaría con un sistema de techo retráctil de lona, en sintonía con el conocido a través del Citroën C3 Pluriel. El sistema de techo rectráctil de lona también sería muy similar al que se incluye en uno de sus más directos rivales, el Fiat 500C, el cual se “escondería” justo por detrás de la fila de asientos en la parte trasera. Ésto es realmente importante a la hora de ir imaginando al modelo definitivo (si es que llega a concretarse en la realidad) ya que dadas esas características del techo no sería necesario variar ninguna de las dimensiones (ni externas ni internas) del Citroën DS3.
Mientras tanto, no creemos que podamos salir de las dudas hasta que lo veamos (o no) en el satnd de Citroén en el Salón del Automóvil de París a finales de Septiembre del corriente año. No es una idea que suene tan descabellada…