¿Habrá un Cadillac superior al XTS?

Rumores y más rumores… pero, ¿por qué no creerlos? Sobre todo cuando se trata de una marca que tanto genera como lo es la mítica Cadillac. Uno de esos rumores a los que precisamente nos estamos refiriendo es aquel que dice que en la casa norteamericana están preparando un modelo nunca visto, sin precedentes y que nada tendrá que ver con lo ya conocido.
No se tratará de una nueva versión del Cadillac XTS (un modelo que peleará palmo a palmo con rivales de la talla de los Mercedes Benz Clase S, Audi A8 y BMW Serie 7) ni nada por el estilo, no señores…
En Cadillac, según se dice, están trabajando ahora mismo a destajo para darle forma a un modelo que se ubicaría concretamente unos escalones por arriba de cualquiera de los modelos de la casa norteamericana. Será un modelo que se posicionará definitivamente al tope de la gama.
La cosa viene en serio, muy en serio… y tan en serio se lo han tomado que (siempre hablando de rumores, aunque muy fundados…) es el mismísimo CEO de la casa General Motors quien se encuentra al frente del grupo de diseño, hablamos de James Whitacre, claro está.
Para poder ir dándonos alguna leve idea de lo que podremos esperar sobre este nuevo y posible lanzamiento, habrá que decir que su plataforma se basaría directamente en la Sigma, utilizada por el Cadillac CTS, sólo que alargada, aunque también suena fuerte (a pesar de las desmentidas al respecto) el rumor que indica que bien podría utilizarse la plataforma Zeta, que no es otra más que la utilizada por el Chevrolet Camaro.

Ahora bien, si es que estos rumores se llegan a concretar finalmente, habrá que terminar reconociendo que de esta manera Cadillac estará conformando una gama de opciones más que interesante, con una gama que de punta a punta tendría de todo como en botica y que colmaría las expectativas de todos y cada uno de sus usuarios.
¿El objetivo de Cadillac? es muy claro: plantearle dura pelea en este segmento de autos a los fabricantes alemanes, a quienes ya no debe tener nada, absolutamente nada que envidiarles. Desde el punto de vista del diseño, la calidad, las prestaciones y fundamentalmente la tecnología, la gama de autos que prepara Cadillac no tendría que temerle a nada ni a nadie en un mercado sumamente competitivo y (a veces) feroz.