Ha quebrado Chrysler

quiebra-chrysler

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, lo anunció oficialmente: Chrysler ha quebrado ante la imposibilidad y la inviabilidad de llegar a buen puerto con las negociaciones por la reestructuración de su deuda.
Lo que hace algunos cuantos meses se inició como un toque de alerta, una alarma en el horizonte de la empresa norteamericana y que después se tradujo en días de difícil convivencia con sus proveedores, ha terminado de la peor manera: con la quiebra de uno de los gigantes norteamericanos de la industria automotriz.

De todos modos y como más que válida salida, Obama también anunció la alianza que de ahora en más formarán la decrépita empresa yanqui con su par italiana Fiat, una asociación que, según el joven presidente del país del norte, tiene buenas perspectivas y muchas posibilidades de éxito.

El estado norteamericano está dispuesto a desembolsar unos 3.300 millones de dólares en fondos de funcionamiento durante la dolorosa reestructuración de la alicaída empresa bajo la protección de la justicia norteamericana.
Por otro lado y como consecuencia de aquellos pedidos de hace meses, el gobierno de Canadá le estará prestando a Chrysler unos 2.400 millones de dólares, se anunció recientemente.

Chrysler se ha acogido a la Ley de Quiebras en Estados Unidos por lo que a pesar de su penosa situación podrá seguir negociando con sus acreedores un acuerdo favorable para las partes.
Finalmente se sabe que la unión de Chrysler con la italiana Fiat se materializará de manera inicial a través de la participación de la casa italiana en un 20% de las acciones de Chrysler.

Ojalá sea éste el paso inicial para la recuperación y la sanidad de una de las empresas más legendarias en el mundo de los autos.