El mal gusto en su máxima expresión

limo-1.jpg

A veces me pregunto ¿el fin justifica los medios? Si alguna vez tuve alguna duda a la hora de responder este interrogante, pues ahora ya no la tengo: definitivamente no. El fin no justifica los medios.
Y digo esto porque esta extraña (e innecesaria) creación francamente imposible de describir y encasillar está a la venta a través de eBay por la impertinente e irrespetuosa cifra de 88.100 dólares. Digo, me imagino (yo na las tengo) que debe haber otras fórmulas para obtener esa cantidad de verdes billetes y no era necesaria esta falta de respeto al buen gusto y a las formas.

limo-2.jpglimo-3.jpg

Se trata de un Hummer H2 con su fisonomía y carrocería sensiblemente modificadas, de 6 ruedas (a propósito, las llantas son impresentables y parecen las tapas de las ollas de mi cocina…) y, lo más llamativo, con un frente que lo muestra como si se tratara del frontal de un Rolls Royce Phantom.
Siempre he sido partidario de una frase que para muchos sonará antipática e incómoda pero que para ciertas ocasiones cae como anillo al dedo: ¿para qué arreglar algo que no está roto?
¿Ven? La frase cae justo para esta oportunidad. ¿Hacía falta semejante atrocidad para conseguir un híbrido que finalmente no es ni una cosa ni otra? Yo creo que no, pero como se sabe sobre gustos no hay nada escrito y esto termina de confirmarlo…

limo-4.jpglimo-5.jpglimo-6.jpg

Los preparadores parecen ser unos amigos de Eye Candy (eso parece de acuerdo al sticker del vidrio trasero con un número de teléfono) y no han dado de muestra de un excelso buen gusto y refinamiento. La factura es de una calidad indiscutible, eso sí. Pero el resultado final en términos estéticos deja bastante que desear y resulta francamente un vehículo que, por lo menos para mí, resulta molesto e incómodo para los sentidos.
En síntesis un híbrido muy bien realizado pero a mitad de camino entra varias cosas que, definitivamente, no llega a satisfacer en absoluto.