Grecia se queda sin combustible

combustible-en-grecia.jpg

Un mundo cada vez más complicado, cada día más enrollado en sus propios problemas que al fin y al cabo parecen ser ajenos. Eso es lo que tenemos, o mejor dicho, eso es lo que hemos conseguido. Todo tiene un final, por lo menos alguno de esos preceptos pesimistas parecen dictaminar eso. Pero lamentablemente debemos convenir que pesimistas o no la cosa parece venir en serio y los recursos naturales de nuestro planeta comienzan a faltar.
Y eso provoca que falte entre otras cosas combustible, ese elemento tan vital para poder disfrutar de uno de nuestros placeres más supremos: los autos.

Pero a veces lo que se agota no son los recursos naturales, sino más bien los humanos. O los de las negociaciones.
Fíjense.

En estos momentos Grecia está en alerta rojo por la falta de combustible en prácticamente el 90% de las estaciones de servicio del país. Cabe aclarar que semejante introducción con ese preámbulo hablando de los recursos de la tierra no se ajusta exactamente a lo que sucede en Grecia y que nos ocupa en esta nota, ya que en el país del mar Egeo en estos momentos el problema es que se está llevando a cabo una feroz huelga de camioneros cosa que ha llevado a la tan mentada falta de combustible en todo el territorio.

Ahora vemos que en Argentina no estamos solo (lamentablemente claro). En nuestro país también estuvimos viviendo (no voy a entrar en detalles ya que no viene al caso) una huelga dramática que por espacio de más de 20 días paralizó las rutas y desabasteció de productos vitales a toda la población.
Aquí en este caso Grecia sufre los embates de otro paro nacional de transporte de combustibles y su consecuente carencia lo que provoca interminables e insufribles colas para quienes desesperadamente intentan conseguir aunque más no sea un bidón con unos pocos litros para llegar a ningún lugar.
Queda demostrado una vez más que cuando se quiere el mundo se puede parar sin el más mínimo esfuerzo e inconveniente y para muestra basta este botón.