Algo grande en los planes de Buick

General Motors no las ha tenido nada sencillas en los últimos tiempos. Con el tema de Saab que tantos dolores de cabeza le ha dado, la muerte anunciada de la casa Pontiac y todo el ajetreo al que los ha sometido Hummer, prácticamente no han tenido un minuto de respiro, pero así las cosas, todo eso le ha valido deshacerse de ciertos temas que le permiten ahora mismo poder centrar casi toda su atención y dedicación a la marca Buick.
Menudo tema tienen entre manos: es que la situación de la marca norteamericana no es precisamente la mejor en términos de ventas, aceptación e imagen entre los usuarios de un mercado automotríz francamente complicado.
Lo puntual es que desde hace ya largo rato, Buick es una marca a la que la gente la ve como algo (digámoslo suave y sutilmente) “vetusta” y lejos de las tendencias actuales y allí mismo General Motors tiene dura tarea para revertir.

Hoy por hoy, y aunque resulte difícil de creer, la supervivencia de la casa Buick está sustentada en la gran aceptación que tienen sus modelos en el mercado de China. Así como lo leen, de modo que allí hay algo que está bien roto y por eso habrá que poner manos a la obra.
A propósito de ésto, desde hace un tiempito se viene centrando el argumento de ventas de los modelos de Buick en su calidad y fundamentalmente en un nuevo diseño que a veces acerca a sus autos a lo que se ve en los productos de Opel, como bien podría ser el Insignia, entre otros.
Lo concreto es que teniendo todas esas premisas presentes en Buick están trabajando a destajo en lo que sería su nuevo y próximo vehículo de cabecera.
Según fuertes rumores, ese nuevo modelo se ubicaría en la gama de ofertas de la marca, justo por encima del actual La Crosse, siendo prácticamente un vehículo hermano del auto grande de la marca Cadillac.
El objetivo, sin embargo, de Buick es el de hacer punta en lo que a autos “lujosos y serenos” se refiere, siendo de esta manera uno de sus principales rivales un auto como lo es el Lexus LS.
A eso apuntan.
También se sabe que la firma ya tendría destinada una importante partida de dinero para comenzar ya mismo con todo el trabajo de diseño.

Si llega a entrar en producción, el nuevo modelo de Buick derivaría directamente del modelo Zeta, cosa que chocaría de lleno contra los rumores que indican que lo que tienen entre manos es un auto con tracción trasera, liviana y económica.
Sea como sea, habrá que esperar un poco más, pero el rumor ya se ha hechado a circular y casi con seguridad Buick ya esté trabajando en el modelo.