Gobierno sueco podría ayudar a Volvo y Saab

volvo-y-saab.jpg

Ahí están los actores principales: Ford y General Motors. También está el hipotético escenario: la crisis económica y financiera mundial. Y por supuesto también están listos los actores (no tan) secundarios: Volvo y Saab.
Y ya se sabe, en una historia, todo cuenta. Sin unos y sin otros la cosa estaría incompleta. Vale decir que en esta novela de la debacle de los números a nivel mundial si los actores secundarios no cuentan con los principales, no habrá historia posible. Y esto… puede estar por suceder…

Es que como se sabe, tanto Ford como General Motors no están atravesando precisamente un camino plagado de pétalos de rosas y sus respectivas (alarmantes) situaciones podría arrastrar al mismísimo desastre a Volvo y a Saab. Las razones son muy simples: Volvo es propiedad de Ford y Saab pertenece a General Motors, así de sencillo y así de complicado.

En Suecia la preocupación por el tema de la crisis de las empresas madre es tal
que han comenzado a plantearse muy seriamente la posibilidad de ayudar oficialmente a las emblemáticas marcas suecas. La primera y principal inquietud ha surgido del decano de la Universidad de Gotenburgo, Rolf Wolff, quien ha solicitado formalmente al gobierno de Suecia que opere de inmediato un plan de rescate o salvataje para las empresas.
El gobierno ha tomado debida nota de la situación y al mismo tiempo que ha pedido calma, sigue muy de cerca el tema que podría traer consecuencias gravísimas para la industria automotríz sueca. A todo esto, los rumores sobre posibles ventas de las empresas no dejan de circular… Inseguridad y más inseguridad…

Finalmente en una declaración más que contundente Rolf Wolf dijo que si Volvo llega a desaparecer consu bagaje de conocimientos aplicados a la industria automotríz, será muy difícil su definitivo retorno y la reinserción de Suecia toda en el mundo automotríz de primer nivel.
Dicen que la unión hace la fuerza y de eso ya saben Volvo y Saab en Suecia. Ahora las cosas no dependen sólo de ellos.
Para pensarlo y para seguirlo de cerca.